Servicios

$9.50… ¿y sin llorar? | Viajar en urbano será casi un lujo

Con los aumentos a la tarifa del transporte urbano en Sinaloa, en la ciudad de Culiacán ha surgido todo un popurrí de emociones entre la ciudadanía que ha llevado a los habitantes de la capital del estado del enojo hasta la ironía, pasando por la tristeza y la frustración. Quizás para muchos sea solo un peso, […]

Con los aumentos a la tarifa del transporte urbano en Sinaloa, en la ciudad de Culiacán ha surgido todo un popurrí de emociones entre la ciudadanía que ha llevado a los habitantes de la capital del estado del enojo hasta la ironía, pasando por la tristeza y la frustración.

Quizás para muchos sea solo un peso, esos que cuentan con una unidad móvil propia y no destinan una parte importante de sus ingresos para desplazarse por la ciudad en autobús y que ven esta situación como una exageración ciudadana; lo cierto es que el gasolinazo alcanzó también al sector que se mueve en urbanos que ahora tendrán que gastar al menos 19 pesos diarios para realizar un viaje de ida y vuelta en la ciudad.

Iván salió de casa como todos los días. Caminó un par de cuadras para tomar el “Peni” que lo lleva desde su domicilio hasta la parada del estadio de los Tomateros, de dónde camina otras cuatro calles para llegar a su trabajo. Parecía otra mañana de rutina para el chico del taller mecánico, cuando de repente leyó en el camión la leyenda: “Pasaje 9.50”. La cara se le desencajó, pero se subió de prisa porque ya iba tarde.

Ya arriba de la unidad buscó en su pantalón para completar exactamente los 9.50, pero solo tenía monedas de 10 pesos, al momento de pagar, el chofer le dijo con una sonrisa pícara —Híjole, no traigo de 50, mientras le señalaba el tablero de madera en el que acomodaba las monedas y tenía grabadas algunas rosas rojas… —Ahorita te los doy, siguió diciendo el conductor, mientras Iván ya muy molesto le contestó —Pero que sea cierto, mientras se encaminaba para sentarse en uno de los asientos de atrás. La situación se replicó con otros que enojados murmuraban que la noticia les cayó igual que a Iván: como balde de agua fría.

Iván se fue todo el camino sacando cuentas y notó que de peso en peso tendría que hacer ajustes en sus gastos y los de su familia, a quienes también les costea el transporte público. Hasta que llegó a su destino y se bajó desesperado para darse cuenta que ni la feria le regresaron, se le fueron 10 pesos en pasaje.

Aunque las nuevas medidas respetan las cuotas de estudiantes y han sumado el descuento a personas discapacitadas, que anteriormente no existía, un gran número de familias en las que todos sus integrantes utilizan el transporte se verán en apuros con estos aumentos, que por el momento no se resienten de forma tan brusca como sucederá cuando se dé el regreso a clases.

¿Viajar en camión también será un lujo?

Entre broma y broma, algunos usuarios de redes sociales señalaron que usar Uber ahora será más barato que el uso del transporte y en la medida de lo posible esto podría llegar a ser cierto, sobre todo si hablamos de distancias cortas y un volumen adecuado de usuarios que organizados de manera oportuna podrían incluso gastar menos que en el transporte público.

El aumento al transporte era una medida que se venía aplazando desde hace meses y el periodo vacacional se convirtió en el lapso adecuado para que el decreto entrara en vigor y que no sea resentido de manera tan abrupta por la ciudadanía sinaloense.

 

$ 9.50 es el nuevo precio oficial de los camiones (con aire acondicionado) y ya no hay vuelta atrás. Entre quejas y reclamos, serán los ciudadanos los que protesten o se acostumbren a la tarifa… pero sin llorar, como sugiere una provocadora expresión de un camión urbano.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo