Cine

Un final épico para El planeta de los simios

En el año 2011 pudimos presenciar un nuevo contexto en torno a ‘El planeta de los simios’, franquicia cinematográfica que al paso del tiempo logró consolidarse dentro del medio y la cultura pop; lo anterior funcionando a manera de reboot. El resultado de esta nueva perspectiva trajo consigo elementos frescos en cuanto a este tipo […]

En el año 2011 pudimos presenciar un nuevo contexto en torno a ‘El planeta de los simios’, franquicia cinematográfica que al paso del tiempo logró consolidarse dentro del medio y la cultura pop; lo anterior funcionando a manera de reboot. El resultado de esta nueva perspectiva trajo consigo elementos frescos en cuanto a este tipo de historias, alcanzando con ello la aceptación por parte del público y la crítica especializada.

​Con El planeta de los simios: la guerra, Matt Reeves concluye esta nueva serie de películas aportando un cierre digno para la historia.

​Luego de los eventos que se llevaron a cabo en El planeta de los simios: confrontación, el conflicto entre humanos y simios se encuentra más latente. Por un lado, está el deseo por alcanzar un grado de paz por el grupo de los simios, mientras que por otra parte se encuentra el sentido descontrolado de los humanos por pretender eliminar a toda costa a quienes consideran como el principal enemigo.

La lucha por alcanzar todo lo anterior nos adentrará a un conflicto entre ambos bandos, influyendo también un sentimiento de venganza por ciertos eventos que marcan la pauta de la historia.

​Es momento de preguntarnos, ¿cuál es el logro de Matt Reeves en esta tercera entrega? Pues bien, para responder a lo anterior confirmamos que el director otorga un cierre épico a esta nueva serie de películas, lo cual se fortalece gracias a que la cinta va adquiriendo fuerza presentando detalles que son clave para la trama.

​Detallando cada uno de los aciertos, comenzamos por la historia y guión. En este punto, el director nos ofrece una historia cuya fuerza atrapa al espectador desde sus inicios. Durante el trayecto, el público logra percibir miedo, frustración, valentía en cada uno de los personajes.

Como parte del punto mencionado anteriormente, los papeles interpretados por Andy Serkis (César) y Woody Harrelson (Colonel) ubican al espectador con las principales partes del conflicto. Cabe señalar que Andy Serkins es un genio con su personaje. Ahora tenemos a un César con miedo, y con solo una mirada atrapa al espectador para compartir las emociones en la historia. El villano que nos ofrece Woody Harrelson es otro de los aciertos, pues en el camino para alcanzar su objetivo deja en claro la construcción del personaje.

​En cuanto a materia de fotografía y efectos visuales, la historia se fortalece con estos detalles, mismos que son uno de los atractivos más latentes en la película. No dejamos pasar la musicalización que Michael Giacchino preparó para la cinta. La música genera un ambiente más acorde para que el público conecte mucho más con la historia. El soundtrack es otro de sus aciertos.

​La cinta presenta un equilibrio entre el objetivo que persigue, el cual logra sin problema alguno gracias a cada uno de los detalles que se mencionaron anteriormente. Una historia bien desarrollada, con un excelente guión y actuaciones destacables, confirmamos que El planeta de los simios: la guerra, ofrece un cierre épico a esta nueva serie de películas. Estamos frente a una de las mejores películas en lo que va de este año: Matt Reeves no decepciona.

​Esta es nuestra recomendación cinéfila de la semana. ¡Imperdible!

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo