Artes

La última aventura del Silver Surfer

“Yo creé al Silver Surfer, Galactus y un ejército de otros personajes, y ahora mi conexión con ellos se ha perdido”. —Jack Kirby, 1971.   Pocos lo sabían. A principios de los años 60 del siglo pasado, los superhéroes estaban por regresar a ser los reyes de los cómics. La primera en darse cuenta fue […]

“Yo creé al Silver Surfer, Galactus y un ejército de otros personajes, y ahora mi conexión con ellos se ha perdido”.

—Jack Kirby, 1971.

 

Pocos lo sabían. A principios de los años 60 del siglo pasado, los superhéroes estaban por regresar a ser los reyes de los cómics. La primera en darse cuenta fue la empresa que publicaba Batman y Supermán. Uno de sus rivales, Marvel, quería su pedazo del pastel y le encargó a su único editor, Stan Lee, que le propusiera algo.

Lee redactó una sinopsis y puso a su mejor dibujante, Jack Kirby, el cocreador del Capitán América, a cargo de la narración gráfica. El resultado fue Los Cuatro Fantásticos y el mundo del cómic no fue el mismo. Jamás se había visto una serie con tal dinamismo, imaginación y drama en una historieta de superhéroes antes de ellos.

Los Cuatro Fantastic #1, portada por Jack Kirby (La Prensa 1962).

El éxito de Los Cuatro Fantásticos detonó lo que hoy se conoce como la edad de plata de los superhéroes. Lee y Kirby producían hits en forma constante: Hulk, Thor, Los Vengadores, Los Hombres X. Incluso dentro de su serie estelar, la energía se incrementaba y de ella salían personajes entrañables como Doctor Doom, el Hombre Topo, los Inhumanos, los Kree y los Skrull. Y ni siquiera habían llegado al número cincuenta.

Marvel tenía las manos llenas produciendo cómics. Stan Lee no podía darse el lujo de redactar guiones completos, ni quiera sinopsis para sus artistas. Entonces surgió algo que desde entonces se conoce como el Método Marvel: el escritor provee al artista de uno o varios conceptos básicos y el artista se encarga de la confección de la historieta; terminadas las páginas a lápiz, las lleva a un entintador y de ahí regresan con el escritor para que agregue el diálogo.

 

Fantastic Four #61, arte original. Trazo Jack Kirby, tintas Joe Sinnott, diálogo Stan Lee.

Los artistas de Marvel eran veteranos en la industria y muchos de ellos no tuvieron mayor problema con el nuevo método. En especial Jack Kirby, quien aprovechaba la libertad artística para incorporar sus propios conceptos. Para la aventura del número 50 decidieron hacer una trilogía y empezar la historia dos números antes. Lee y Kirby querían un villano fuera de lo tradicional, que no buscara dinero o dominar al mundo, querían que los Cuatro Fantásticos pelearan con un dios.

Kirby se fue a casa y cuando regresó con las páginas dibujadas a lápiz, se las llevó a Lee, quien al verlas le preguntó quién era el personaje de la tabla de surf. Kirby le respondió que un dios como Galactus; no hablaba en forma directa con los humanos, necesitaba un heraldo, y ese era el Silver Surfer.

 

Silver Surfer (Estela Plateada en España) por Stan Lee y Jack Kirby (Fantastic Four #48).

Lee se enamoró del personaje y confeccionó un patrón de diálogo grandilocuente, al estilo de lo que él consideraba similar a Shakespeare. La historia y el personaje fueron un rotundo éxito. Tanto que se planteó darle su propia serie. Y cuando la tuvo, el dibujante fue John Buscema. A Kirby no le gustó.

Lo sintió como un nuevo agravio en una serie de humillaciones que empezaban por el hecho de que el éxito de las historietas había beneficiado, sobre todo, a Stan Lee. A pesar de que Kirby llegó a producir las páginas de cinco cómics mensuales a la vez, no ganaba lo mismo que Lee y no era tan popular como él. En 1970 no aguantó más y salió de Marvel para trabajar en la competencia.

Tal y como lo hizo en los años 40, cuando llegó por primera vez a la compañía editora de Batman y Supermán, Kirby trabajó duro y creó cómics innovadores, llenos de conceptos nunca antes vistos. Su maestría artística seguía siendo inigualable, pero según dice la historia oficial, sus historietas no vendían.

Jack Kirby regresó a Marvel en 1975. A pesar de seguir produciendo historias de vanguardia como The Eternals o Machine Man, la magia de los 60 se había esfumado. Aún en el ambiente poco amigable que encontró a su regreso, se dio la oportunidad de que Lee y Kirby trabajaran de nuevo en una última historia, una novela gráfica de Silver Surfer.

Novela Gráfica de Silver Surfer por Stan Lee y Jack Kirby (Marvel Limited 1995).La novela se publicó en 1978 y poco después Kirby, resentido, dejó Marvel para siempre. Con los años, tras darse cuenta que en las cada vez más populares convenciones de comics se vendían sus páginas de arte, solicitó a las editoriales le devolvieran sus originales. DC Comics lo hizo, Marvel no.

En los años 80, la política de devolver páginas originales a los artistas era cosa nueva en Marvel. Por lo general, pedía a los dibujantes y entintadores que firmaran un documento de algunos párrafos reconociendo que la empresa era la dueña de los derechos de autor. Tras mucho vacilar, le dijeron a Kirby que solo tenían 88 de sus páginas y le enviaron una declaración de cuatro cuartillas en las que le pedían que renunciara a todo.

 

Derecha: Silver Surfer 1978 trazo por Jack Kirby (The Collected Jack Kirby Collector #4 Two Morrows Publishing 2004). Izq. Silver Surfer por Stan Lee y Jack Kirby (Marvel Limited 1995).

Jack Kirby se negó a hacerlo y así inició la batalla por el arte original, que enfrentó a Marvel con un numeroso grupo de artistas y escritores prominentes en la industria del cómic, así como reporteros y fans. Al final, Marvel dobló las manos y en 1987 le devolvió dos mil cien de sus originales; se calcula que ese volumen es menor a lo que dibujó para los poco más de cien números de Los Cuatro Fantásticos en los que trabajó.

Jack King Kirby murió en 1994 y este 28 de agosto de 2017 se cumplen cien años de su natalicio. ¡Larga vida al rey!

 

San Diego Comic Con 2017 souvenir book, portada por Bruce Timm.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo