Derechos Humanos

¿Día de qué? | Mientras el mundo conmemora a los desaparecidos, en Sinaloa los siguen buscando

Fue apenas el 21 de diciembre del año 2010 que la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió instaurar el 30 de agosto como el Día Internacional de las Victimas de Desaparición Forzada, una fecha destinada a conmemorar a aquellos que fueron arrebatados de sus seres queridos y hasta la fecha siguen sin ser encontrados. […]

Fue apenas el 21 de diciembre del año 2010 que la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió instaurar el 30 de agosto como el Día Internacional de las Victimas de Desaparición Forzada, una fecha destinada a conmemorar a aquellos que fueron arrebatados de sus seres queridos y hasta la fecha siguen sin ser encontrados.

Escenarios dominados por la inseguridad, la violencia y la impunidad alrededor de todo el mundo, propiciados por diferentes factores como las dictaduras, las mafias y el narcotráfico han llamado la atención de organismos internacionales, angustiados por las terribles historias que narran quienes alzan la voz por esas víctimas silenciosas.

Sinaloa, controlado por el narco y el tráfico de influencias, conocido alrededor del mundo como una zona peligrosa donde la impunidad es una constante con la que deben vivir sus pobladores, ha visto nacer un movimiento que se ha convertido en un referente nacional de los movimientos netamente ciudadano. Las Rastreadoras, así se hacen llamar las madres que buscan desesperadas a sus hijos en fosas clandestinas, haciendo el trabajo que deberían hacer las autoridades correspondientes.

Mirna Nereyda Medina Quiñónez fue la noticia hace apenas dos días, al encontrar el cuerpo de su hijo en una fosa clandestina luego de meses de búsqueda. Eso le valió ser noticia nacional, por el reconocimiento que el grupo ha ganado por parte de instancias internacionales que defienden los derechos humanos. Mientras que el periodista Alejandro Sicairos a través de su columna Observatorio hizo un llamado a través de esta historia a la participación ciudadana y a la búsqueda de justicia por parte del Gobierno, todavía hay relatos más oscuros y tristes que han sido desenterrados por las incansables manos de estas justicieras.

El tema de los desaparecidos en Sinaloa es tan doloroso como ignorado por la sociedad, no hay como quienes lo viven en carne propia, aquellos que sufren este rapto o las familias que quedan incompletas para lamentar ausencias y sufrir carencias cuando quien es alcanzado por el crimen es el pilar económico del hogar. A la mayoría los vemos de lejos, aprovechando cualquier manifestación para salir a reclamar y ver si su plegaria es escuchada, removiendo tierra con palas y buscando tumbas donde crece el pasto o en notas que celebran la valentía de hacer el trabajo que pocos se atreven.

 

Es la batalla entre la esperanza y la impunidad la principal impulsora de esta conmemoración, de este día para exigir por los desaparecidos y  reivindicar a quienes buscan entre llantos y lamentos, ya sea en el plano de lo local, a nivel nacional o alrededor del mundo la justicia que se les ha arrebatado.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo