Salud

¿Estás cansado?… ¿siempre? | Fatiga adrenal, el cansancio interminable de los estresados

Para muchos encontrar un balance entre todas sus actividades diarias, entre las que figuran la escuela o el trabajo, la actividad física, las labores en casa y el convivio con amigos, además de las relaciones de pareja y pasatiempos, pueden llegar a generar un caos interno que termina por desestabilizar de manera brusca los horarios […]

Para muchos encontrar un balance entre todas sus actividades diarias, entre las que figuran la escuela o el trabajo, la actividad física, las labores en casa y el convivio con amigos, además de las relaciones de pareja y pasatiempos, pueden llegar a generar un caos interno que termina por desestabilizar de manera brusca los horarios de sueño y provocar un cansancio que parece interminable.

Se trata de una sensación de cansancio que no logra ser saciada fácilmente, ni con largas horas de sueño y que afecta a un gran número de personas que llevan una rutina ajetreada o que tienen altos niveles de estrés.

La fatiga adrenal es la suma de una carga de estrés acumulada, un conjunto de síntomas que se producen cuando las glándulas suprarrenales son afectadas y funcionan por debajo de su nivel adecuado produciendo menos cortisol del necesario. Estas glándulas pertenecen al sistema endócrino y son las encargadas de la producción de diferentes hormonas implicadas en las funciones del organismo, que inciden de manera directa sobre nuestro estado emocional.

La fatiga adrenal puede afectar a cualquier persona, en cualquiera etapa de su vida y está relacionado a las rutinas en exceso demandantes. La causa es una sobrecarga de malos hábitos que provoca un agotamiento crónico y prologado, acompañado de falta de sueño y apetito, viajar frecuentemente, el exceso de ejercicio y altos niveles de estrés.

Estos son solo algunos síntomas asociados con este mal silencioso que afecta a un gran número de población, sobre todo en centros urbanos, donde el ritmo de vida es más estresante:

  • Migrañas o dolores de cabeza.
  • Cambios de humor.
  • Cansancios constantes.
  • Dificultad para dormir.
  • Pérdida del deseo sexual.
  • Bajas defensas.
  • Envejecimiento prematuro.
  • Desequilibrio hormonal.
  • Dolor corporal.
  • Aumento de peso o dificultad para adelgazar.
  • Mala digestión.

Existen diversas formas de tratarlo, aunque la primera es detectarlo y acudir con tu médico para que te revise de forma adecuada. Tomar de manera más serena tus tareas diarias, cambiar tu dieta y realizar el ejercicio adecuado para tu estilo de vida, también son medidas responsables pala lidiar con ese cansancio de días, semanas o incluso meses que no te deja desenvolverte como quisieras en tu día a día.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo