Opinión

OBSERVATORIO | SNTE 53, desfila el atraco. Y Encima, corrupción total

Al cierre del gobierno de Mario López Valdez la Sección 53 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación lo apremió por el pago de 1,164 millones de pesos, adeudados por diferentes conceptos. Uno de los reclamantes era Daniel Amador Gaxiola, el cacique magisterial que acumula bienes y finanzas a su nombre y de terceros, […]

Al cierre del gobierno de Mario López Valdez la Sección 53 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación lo apremió por el pago de 1,164 millones de pesos, adeudados por diferentes conceptos. Uno de los reclamantes era Daniel Amador Gaxiola, el cacique magisterial que acumula bienes y finanzas a su nombre y de terceros, hasta hoy incuantificables.

Otro de los que le levantó la voz a Malova fue Silvino Zavala Araujo, exdirigente del SNTE 53 y actualmente diputado local, cuyas percepciones rebasan los 240 mil pesos al mes por su sueldo como legislador y la pensión por doble plaza como maestro jubilado.

Estos dos personajes fueron los más repudiados por el movimiento docente que se movilizó con bastante fuerza en Culiacán durante el desfile del Día de la Independencia. Ahora sí, la unidad magisterial es un hecho, pero en contra de sus líderes tradicionales que lucraron durante años con el rezago económico y prestacional de sus representados.

Los maestros sinaloenses están enojados. Cada día se integran al movimiento “Somos más que 53”, no tanto porque busquen una nueva forma de corporativismo gremial, sino en el desespero por hacerle frente a la descomposición sindical que arrasa con todo, inclusive con la posibilidad de un retiro digno y conforme a la ley.

Ven que nadie los defiende a ellos; lo que sus líderes protegen es la forma de beneficiarse en la ilimitada voracidad de dinero y privilegios. Por ejemplo, el tema del boquete financiero dejado al SNTE 53 se apagó más rápido de lo previsto. Tardaron más en exponerlo Amador, Zavala y Fernando Sandoval, secretario general del sindicato, que en callarlos desde el tercer piso del Palacio de Gobierno.

López Valdez les advirtió que de insistir en el adeudo, él develaría la corrupción de la organización Enlace Cívico Magisterial (Encima) manejada por quienes le exigían el pago. Les recriminó que en ningún sexenio anterior el SNTE había hecho manejo tan oscuro con los recursos que son de los trabajadores.

Después de casi seis años de tolerancia a un régimen con el que los líderes vivieron una larga luna de miel, los dueños del sindicato gritaban por 643 millones de pesos en cuotas y aportaciones y subsidios al Issstesin, 190 millones de pesos en recursos no pagados a jubilados del Cobaes y 144 millones de pesos por la renta del edificio de la USE al Gobierno estatal, entre otros pendientes.

La lista de reclamos económicos es extensa, sin embargo, fue muy efímera la exigencia de pago. Finalmente López Valdez les dio un abono de cuatrocientos millones de pesos y les preguntó qué habían hecho con más de seis mil millones de pesos que les había entregado en su sexenio a los sindicatos magisteriales.

Daniel Amador y Silvino Zavala callaron. ¿Qué tenían que decir si las exigencias de ambos fueron debidamente atendidas, sacrificando las peticiones de los maestros? Así fue como en lo oscurito hubo la negociación que acabó con la amenaza de paralizar el sistema educativo estatal.

Esas son apenas las orejas del monstruo de la corrupción en el SNTE 53 y Encima, mismas que asustan al magisterio y que lo sacaron a la calle el desfile del sábado. Desfalco y corrupción de una magnitud todavía inimaginables.

 

RE-VERSO

En álgebra son diestros,

Y rara vez les falla el dato,

Pero no dan a maestros,

Las cuentas del sindicato.

 

Casa espirituada

¿Quién va a querer vivir en la Casa de Gobierno, poseída por los grandes demonios del poder? Debieran hacer ahí un museo del horror para que a la gente se le erice la piel al sentir la presencia de tan mala vibra dejada por sus inquilinos.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas