Salud

No entres en shock | Tu supervivencia podría depender de tu habilidad para superar tus traumas

Solo quien ha vivido un verdadero momento de conmoción podría comprenderlo. La tensión que se vive alrededor del país y en algunos otros lugares del mundo por los impactantes fenómenos naturales que han destruido metrópolis enteras, han sumido en la psicosis a la población, tanto a la que es afectada como a la que es bombardeada […]

Solo quien ha vivido un verdadero momento de conmoción podría comprenderlo. La tensión que se vive alrededor del país y en algunos otros lugares del mundo por los impactantes fenómenos naturales que han destruido metrópolis enteras, han sumido en la psicosis a la población, tanto a la que es afectada como a la que es bombardeada con información sobre esas tragedias.

En Culiacán lo vivimos hace poco: el huracán Manuel dejó destruidas muchas viviendas, arrebató el patrimonio de cientos de culichis que aún recuerdan con pena lo sucedido y se llenan de pánico con cada alerta del Sistema Meteorológico Nacional. Los recientes temblores, aunados a la histeria colectiva propiciada por cientos de noticias falsas, han puesto a nuestra ciudad en un montón de escenarios de tragedia que solo han logrado recordarle a muchos su vulnerabilidad y lo poco preparados que estamos para reaccionar a este tipo de fenómenos.

En la mayoría de los casos, cuando una persona con algún trauma se expone a un suceso parecido, el cuerpo y la mente entran a un estado de pánico: esa sensación de inmovilidad, de perder los estribos y sentirte perdido aún en lugares que conoces a la perfección… comienzas a temblar, a llorar o a reír de los nervios; reacciones naturales y normales cuando nos enfrentamos a una situación de estrés de tal magnitud que supera nuestras capacidad de afrontarlo.

Un estado de hiperalerta, insomnio, nervios inexplicables e irritabilidad, aunado a constantes flashbacks de situaciones de peligro o de tristeza que te obligan a evitar ciertos lugares o a ciertas personas. El ritmo de vida de una persona con un trauma puede cambiar de manera radical si no atiende este malestar como el padecimiento que es a través del apoyo profesional.

Si detectas alguno de estos síntomas es muy recomendable que acudas con un psicólogo especialista que te apoye a superar estos episodios y te prepare para momentos difíciles en los que usar la inteligencia emocional pueda ser el factor determinante para salvar tu vida. Puedes apoyar al proceso paulatino de sanación, visitando lugares en los que te sientas seguro, rodeándote siempre de personas que te den paz y sobre todo no dejando de hacer las cosas que haces habitualmente ya que regresar rápidamente a tu rutina después de una escena traumática hará que la vayas olvidando de manera gradual.

Ahora ya lo sabes, si el miedo te paraliza cada vez que recibes alguna noticia que pudiera perturbar tu calma, debes ser lo suficientemente honesto contigo mismo para reconocer que necesitas ayuda, este podría ser el primer paso para convertirte en tu propio héroe en un momento de peligro.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo