Ciudadanía

Por desconfiar del Gobierno, donantes se asegurarán que la ayuda llegue a damnificados

La idea en la mente de quienes montaron un centro de acopio civil es que el esfuerzo de quienes participaron se traduzca en una sonrisa del centro y sur de la república. Debido a la inseguridad y el desvío de apoyos a damnificados en las zonas más afectadas que se reporta a través de redes […]

La idea en la mente de quienes montaron un centro de acopio civil es que el esfuerzo de quienes participaron se traduzca en una sonrisa del centro y sur de la república. Debido a la inseguridad y el desvío de apoyos a damnificados en las zonas más afectadas que se reporta a través de redes sociales, la desconfianza al momento de donar o de reportar los víveres y materiales acopiados a dependencias del Gobierno aumenta.

El día de ayer un segundo cargamento con 153 toneladas de víveres partió de Culiacán rumbo al centro de la república, mientras la presidenta del DIF estatal, la señora Rosy Fuentes de Ordaz precisaba de manera atenta en su discurso: “Tengan la confianza de que los apoyos van a llegar”. Aun con la sentencia de la primera dama de Sinaloa y los notables esfuerzos de muchas organizaciones y dependencias del Gobierno, aunque queda la duda entre los ciudadanos que aportan y quienes se organizan para recaudar donativos con la firme disposición de ayudar.

En la localidad de Eldorado, Sinaloa, fueron muchos los esfuerzos para reunir una considerable cantidad de víveres y otro tipo de materiales de indumentaria, médicos y de apoyo para quienes se encuentran trabajando en la zona de desastre. La organización de algunos negocios y propietarios de pequeñas empresas en la sindicatura, aunados a los esfuerzos de compañías culturales y algunos planteles educativos, se tradujo en una simbólica cantidad que habrá de llegar en los próximos días al estado de Morelos.

 

LO DIJO:

“Es la necesidad de saber que lo que se está aportando con mucho esfuerzo de verdad llegue a las personas que lo necesitan, que no se lucre con lo que uno aporta, que no los transformen en campaña política, que no se desvíe a personas que no lo necesitan y que no se juegue con la sensibilidad de este momento”.

Aida. Habitante de Eldorado.

 

Tras algunas irregularidades que se presentaron al momento de revisar la opción de reportar lo recaudado a dependencias municipales, se optó por la idea de enviar los bienes de manera particular. Los miembros de la Compañía de Danza Folclórica de Eldorado tienen algunos contactos en poblados del estado de Morelos, debido a las giras que eventualmente realiza el grupo cultural por toda la república, así que se convirtieron en una pieza fundamental para que este proyecto uniera a los eldoradenses y volviera a la colecta mucho más creíble. Fue entonces que todos los esfuerzos se sumaron con el fin de apoyar particularmente al estado de Morelos, el cual se reportaba estaba siendo olvidado, tras la concentración mediática que se le dio a Ciudad de México.

Al final otro ciudadano de la localidad donó el transporte poniendo a disposición un camión de su propiedad y se ha conformado una brigada que documentará a través de redes sociales las entregas personales de los artículos que se donaron el pasado fin de semana.

La historia de este grupo en la localidad de Eldorado, es solo una de las muchas que se han vivido en centros de acopio civiles, que tras la desconfianza en las dependencias, la denuncia de bloqueos por parte de autoridades en la zona de desastre y la inseguridad que se vive por la desorganización al centro de la república, han convertido este tipo de prácticas humanistas en un reto difícil de cumplir.

 

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo