Culiacán

Inventario culichi | No tomo cerveza, pura ‘Bucana’

Aunque su nombre es Buchanan’s y su pronunciación requiere cierto acento inglés, aquí en Culiacán se la conoce como ‘bucana’, sí, la del ‘sellito rojo’. Dentro de todos los productos que complementan un básico inventario ‘culichi’, las bebidas alcohólicas suponen otro ingrediente clave que logra complementar el estigma de los habitantes de la capital sinaloense, tanto dentro, como fuera del estado.

Como legado de la narcocultura y popularizado a través de la música y los narcocorridos, el consumo de bebidas alcohólicas pasó de ser un tópico relacionado con el gusto personal o el humor de los sinaloenses, a una cuestión de estatus, posicionando ciertas marcas de estos productos como las favoritas de todo buen culiacanense. El consumo de productos como el whisky alcanzó un repunte dentro de los clubes nocturnos luego de que la figura del buchón o buchona incorporaran a la bucana como un elemento clave de sus convivios.

Para el 2016 una encuesta realizada por Kantar Worldpanel México, develó que luego de la cerveza el whisky es la bebida más consumida entre los mexicanos. En el caso particular de los sinaloenses, el consumo de cerveza sigue siendo la práctica más común entre quienes gustan de las bebidas alcohólicas, pero a partir del 2007 el repunte de whisky como parte de la fiesta y el ambiente que propician los géneros populares de la localidad lograron fichar a ciertas marcas como las distintivas de los sinaloenses al interior de la república y entre la comunidad hispana de Estados Unidos.

Pero consumir este tipo de bebidas perteneciente a la firma de whiskeys de origen escoses no siempre es una posibilidad para todo el público culiacanense, aunque los altos precios obligan a muchos a optar por otro tipo de marcas o productos más baratos, también existen los que prefieren reunirse en grupos para poder comprar una sola botella que actualmente oscila entre los 680 y 700 pesos, esto si hablamos de su presentación más económica, la del 12 y el precio va aumentando según la presentación de la misma. Si el consumo de esta se da en un club nocturno, el precio puede alcanzar hasta los 1,500 pesos, es decir, casi el salario semanal del culichi promedio.

LO DIJO: “Está relacionado de manera evidente con el ideal de muchos habitantes de Culiacán y se esparce de manera casi invisible pero muy efectiva a través de la música, con letras que indican que ese es licor que debes de beber porque está de moda, porque es el que las figuras populares dentro del narco beben, a través de videos musicales que intentan retratar el estilo de vida de los ídolos que lamentablemente también son delincuentes. Aunque este tipo de productos no se ajusten (por su precio) al estilo de vida de una habitante de clase media baja o baja que son quienes más intentan imitar a este tipo de personajes”.

Karen Torres. Psicóloga.

Lo cierto es que esta bebida forma parte ya de la cultura del culichi, ya sea porque se le conoce a través de las burlas y el estigma hacia los culiacanenses que se da principalmente en las redes sociales o porque formas parte del círculo que se ha apropiado del consumo de esta bebida como un ingrediente infaltable del ambiente festivo en Culiacán.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo