Tendencias

Día de Muertos | ‘A very mexican tradition’ (Parte II)

Esta semana han arrancado diversas celebraciones previas, pero se podría decir que en México el ‘carnaval’ que supone el Día de Muertos–Halloween comenzará este sábado 28 de noviembre, fecha en la que algunos bares, clubes nocturnos y organizadores de eventos privados han programado fiestas de disfraces que se convierten en la principal motivación del sector juvenil […]

Esta semana han arrancado diversas celebraciones previas, pero se podría decir que en México el ‘carnaval’ que supone el Día de Muertos–Halloween comenzará este sábado 28 de noviembre, fecha en la que algunos bares, clubes nocturnos y organizadores de eventos privados han programado fiestas de disfraces que se convierten en la principal motivación del sector juvenil para festejar. Por otra parte, el estreno de algunos filmes de terror y la esperada llegada de ‘Coco’ a las salas de cine han creado una gran expectación de la festividad que pretende reavivar el ánimo nacional luego de las tragedias ocurridas en septiembre.

El Halloween es ya una tradición que los mexicanos han adoptado y sumado al maratón de festejos que simboliza el Día de Muertos. Desde el 31 de octubre hasta el 2 de noviembre las culturas se mezclan en un festejo que ha hecho una emulsión de esta parte terrorífica que supone el Día de Brujas norteamericano con el color y algarabía del festejo a la muerte de México.

Según la cámara del Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México, el 20% de los capitalinos festejan tanto Halloween como Día de Muertos, aunque en su mayoría aseguraron darle más peso al festejo estadounidense que al mexicano la costumbre parece mantenerse viva gracias a la metamorfosis que ha sufrido a través del tiempo, adoptando algunos elementos anglosajones sin perder la esencia del culto a los difuntos.

Es este furor estadounidense por exprimir el perfil cultural de otras naciones y adaptarlas a la miscelánea de identidades que compone a su población, la que ha hecho que inversionistas norteamericanos de diferentes ramos pongan los ojos en México y sus coloridas tradiciones para lograr capturar al mercado hispano de su nostalgia patriótica.

Un caso evidente es el de Coco, la cinta de Disney que sin duda opacará al proyecto mexicano Día de muertos, un filme de Metacumbe, empresa mexicana con la que el imperio del entretenimiento norteamericano quiso llegar a acuerdos para mantenerla en las sombras, luego de su fallido intento por registrar a su nombre el Día de Muertos. La producción mexicana verá la luz el próximo año y al menos espera que los institutos de cultura le den la visibilidad que Coco ha alcanzado por mostrar un día de muertos en Full HD.

Lo cierto es que el Día de Muertos simboliza una derrama muy importante de dinero para diversos sectores de la economía nacional. Desde las papelerías, floristerías o panaderías hasta llegar a los grandes consorcios de entretenimiento. Es por ellos que el Día de Muertos irónicamente es una tradición que a nadie le convienen dejar morir. 7% de los mexicanos piensa que es una tradición que difícilmente se va a perder, en cambio, otro 20% piensa que se debe refrescar la costumbre de las ofrendas y los altares hacia un camino más festivo o parecido al estadounidense.

El Halloween ya es parte de la cultura mexicana, ha cruzado la frontera mucho antes de la llegada del muro y le ha dado un nuevo aire a la tradición mexicana, a la par que el Día de Muertos se arraiga de manera discreta en la cultura pop estadounidense, creando una amalgama perfecta entre el amor por la fiesta, la tradición y los negocios.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo