Sociedad

Porque soy milenial | Estoy al borde del colapso

Seguramente tienes un amigo, o al amigo de un amigo que probablemente eres tú, ese que luego de un buen tiempo en sus empleos de repente llega con la noticia de que renunció porque estaba al borde de un colapso por la gran cantidad de estrés que había inundado su rutina. Curiosamente este tipo de […]

Seguramente tienes un amigo, o al amigo de un amigo que probablemente eres tú, ese que luego de un buen tiempo en sus empleos de repente llega con la noticia de que renunció porque estaba al borde de un colapso por la gran cantidad de estrés que había inundado su rutina. Curiosamente este tipo de personas que se desploman por su carga de trabajo son las mismas que parecen trabajar sin descanso y llevar los temas (y problemas) del trabajo a todas partes.

La semana pasada  analizamos a los mártires de oficina, pero en esta ocasión nos centraremos a una temática muy común y poco comentada cuando hablamos de los ecosistemas laborales del mundo milenial. El burn out, traducido como consumirse: el colapso laboral, es una de las principales causas de deserción laboral entre los nacidos a finales de los 80 y los 90. Se trata de una condición en la que el trabajador llega a un límite físico, emocional y cognitivo, producido por la sobrecarga de trabajo, entre otros factores.

Una investigación realizada en el 2016, por la Universidad de Chicago, reveló que los jóvenes adultos de hoy son doblemente más propensos a experimentar agotamiento constante en comparación a los adultos jóvenes de hace 20 años. Un 50% de los encuestados dijo experimentar con frecuencia agotamiento laboral. Cuando se les cuestionó por qué abandonaron su anterior empleo la mayoría de los jóvenes respondió que lo hicieron para conseguir un empleo mejor pagado o uno que demande mucho menos tiempo o estrés.

D27P5M Studio shot of young woman working in office covered with adhesive notes. Image shot 2012. Exact date unknown.

Se podría decir que esta sobrecarga de trabajo es evidentemente inducida por la competencia al interior de las empresas, por la falta de seguimiento que los líderes de las mismas dan a sus empleados o por lo fácil que resulta reemplazar a un elemento por otro casi de manera inmediata. Este factor en el que todos los empleados parecen se prescindibles y la posibilidad que hoy en día brinda la tecnología de poder realizar el trabajo casi desde cualquier parte solo han conseguido hacer del horario libre de gran parte del sector milenial en una extensión más de su horario laboral.

LO DIJO:

“La evolución tecnológica ha hecho que estén conectados 24/7. Los milenials cometen este error, estar conectados permanentemente y no poner un alto a la jornada laboral realmente”.

Claudia Chávez. Especialista del Centro de Atención Ambulatoria Especializado San Lázaro.

Lo realmente alarmante de esta situación es que en la mayoría de los casos son los mismos empleados los que se obligan a vivir estos escenarios de estrés con el fin de probar a sus empleadores que sus actividades dentro de la empresa no podrían ser cubiertas por alguien más.

Ahora ya lo sabes, la próxima vez que uno de tus amigos se acerque a ti para quejarse de su trabajo, o para asegurar que está al borde del colapso y está a punto de renunciar, compártele este artículo, ya que probablemente sea el mismo quien se esté obligando a vivir con esa carga de estrés sobre la espalda.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo