Cultura

Lo que callan los guapos | ‘Eres demasiado bello para tener ese puesto’

Aunque hemos creado estándares de belleza cada vez más difíciles de superar y pensamos que estar cerca de este ideal estético es sinónimo de buena fortuna, lo cierto es que ser bello también puede ser motivo de discriminación, no solamente en el ámbito sentimental, sino en el terreno profesional, ya que un estudio ha revelado […]

Aunque hemos creado estándares de belleza cada vez más difíciles de superar y pensamos que estar cerca de este ideal estético es sinónimo de buena fortuna, lo cierto es que ser bello también puede ser motivo de discriminación, no solamente en el ámbito sentimental, sino en el terreno profesional, ya que un estudio ha revelado que ser muy guapo puede volver no aptas a ciertas personas a aspirar a algunos empleos.

Se trata de una investigación realizada por la Asociación Estadounidense de Psicología que sugiere que las personas atractivas pueden ser discriminadas cuando pretenden conseguir trabajos de bajo nivel. Este estudio es respaldado por la London Bussines School, que agrega que las personas atractivas tienden a tener más problemas al momento de ser contratadas para puestos de bajo perfil, como meseros o encargados de limpieza.

La hipótesis que dio vida a estas investigaciones nace de la idea de que las empresas contratan a personas que no consideran bellas para puestos de bajo ingreso económico, ya que las personas bellas tienen expectativas más altas de crecimiento laboral.

Para poder obtener los resultados, se realizaron experimentos en los que se involucró a más de 200 voluntarios y una serie de fotografías de personas que fueron previamente calificadas por su belleza, para poder integrar un equipo de trabajo en el que figuraban empleos deseables y menos deseables. Los resultados revelaron la sociedad que existe entre la belleza y los puestos más altos, sin importar si la persona es apta o capaz para desenvolverse en dicho puesto que una persona menos atractiva, pero más preparada.

 

LO DIJO:

“Descubrimos que los participantes percibían que las personas atractivas tenían más derecho a obtener buenos resultados que las personas poco atractivas, y predice que las personas atractivas estarían menos satisfechas con un trabajo indeseable que con una persona poco atractiva”.

—Margaret Lee. London Bussines School.

 

Al final, la investigación solo sirvió para comprobar la teoría de que las personas muy bellas difícilmente conseguirían un trabajo que consideran no deseable o de bajo perfil, hecho que solo pone de manifiesto una doble tendencia a la discriminación. La primera, es suponer que la belleza está ligada a la expectativa económica y las aspiraciones laborales y la segunda que coloca a las personas que menos cumplen con los estándares estéticos sociales como aptas para ejercer empleos que regularmente nadie quiere tener.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo