Cine

Reflexión cinéfila | Loving Vincent, el otro perfil del cine animado

Dentro del cine apreciamos diferentes perspectivas que permiten desarrollar y contar historias que, a lo largo de un minucioso trabajo, logran plasmar eventos y personajes que han dejado huella a lo largo de la historia. De la mano de Dorota Kobiela y Hugh Welchman llega Cartas de Van Gogh (Loving Vincent), una película que ha […]

Dentro del cine apreciamos diferentes perspectivas que permiten desarrollar y contar historias que, a lo largo de un minucioso trabajo, logran plasmar eventos y personajes que han dejado huella a lo largo de la historia.

De la mano de Dorota Kobiela y Hugh Welchman llega Cartas de Van Gogh (Loving Vincent), una película que ha alcanzado éxito gracias al trabajo realizado para llevarla a cabo.

La historia aborda el misterio que hay detrás de la muerte de Van Gogh. Los eventos toman forma un año después de tal acontecimiento, gracias a la intervención de Armand Roulin, quien tiene como objetivo entregar una de las cartas que Vincent Van Gogh escribió para su hermano. A lo largo de este viaje se irán presentando pistas para profundizar en el evento que terminó con la vida con uno de los mejores pintores de la historia.

Antes de continuar con la reseña, es necesario enfocarnos sobre lo atinado del proyecto y los aciertos que el filme ofrece al medio cinematográfico ya que esta es una película como pocas. Cada cuadro presente en pantalla es un destello de arte, el cual se refleja haciendo honor al reconocido pintor.

La película toma forma a partir de una combinación entre animación y pinturas sobre óleo, este es el principal atractivo sobre la cinta. Este detalle en un futuro permitirá contemplar un clásico animado que involucra temas de drama e investigaciones policiacas.

La manera en que el guión juega sobre la información y los eventos relacionados llevan al espectador a conectar con la historia y estar al pendiente de lo que se presenta en ella. Todo el ambiente de misterio y drama son bien manejados y dirigidos hacia todo el público.

Con detalles técnicos bien logrados, solidez en la historia y cuya banda sonora es otro de sus aciertos, en Cartas de Van Gogh apreciamos uno de los mejores proyectos cinematográficos en su género de los últimos años.

En resumen, Loving Vincent logra lo que muchos pretenden pero se quedan en el camino. La belleza de su animación es el principal motivo por la cual no la deben dejar pasar desapercibida.

En esta temporada de premios la cinta cuenta con la nominación a mejor película animada, una razón más para acudir a nuestro complejo de cine más cercano.

Lector de ESPEJO, es imperdible esta extraordinaria película.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas