Salud

¿Día de qué? | Duerme mejor para tener una mejor calidad de vida

El Día Mundial del Sueño (World Sleep Day) es un evento que cada año busca destacar la relevancia de temas relacionados con el sueño mediante esfuerzos de colaboración energizados por profesionales en todo el mundo. El tema de este año es Join the Sleep World, Preserve Your Rhythms to Enjoy Life (Únete al mundo del […]

El Día Mundial del Sueño (World Sleep Day) es un evento que cada año busca destacar la relevancia de temas relacionados con el sueño mediante esfuerzos de colaboración energizados por profesionales en todo el mundo.

El tema de este año es Join the Sleep World, Preserve Your Rhythms to Enjoy Life (Únete al mundo del sueño, preserva tus ritmos para disfrutar la vida) y está destinado a enfatizar la importancia de los ritmos de vida (circadianos) en el sueño saludable e inspirado en el reciente Premio Nobel de Fisiología o Medicina asignado a tres investigadores que han dedicado sus estudios a esta rama.

Los ritmos circadianos se refieren a eventos cíclicos que ocurren dentro de nuestro cuerpo, como los ritmos en las hormonas, la temperatura corporal y los niveles de alerta; estos son afectados por factores ambientales y la luz solar. Se ha descubierto que la preservación de los ritmos circadianos regulares reduce el riesgo de trastornos del sueño, trastornos de salud mental y problemas de salud crónicos, como la obesidad y la diabetes.

El sueño sano es uno de los tres pilares de la buena salud junto con una dieta balanceada y ejercicio regular. Hay cerca de 100 trastornos del sueño, pero la mayoría son modificables y manejables con la ayuda de especialistas en sueño.

 

Los 3 elementos de sueño de buena calidad son:

  • Duración: la duración del sueño debe ser suficiente para que la persona que duerme esté descansada y alerta al día siguiente.
  • Continuidad: los periodos de sueño deben ser sin interrupciones y sin fragmentación.
  • Profundidad: el sueño debe ser lo suficientemente profundo como para ser reparador.

Está comprobado que las personas que duermen toda la noche sin interrupciones experimentan tasas más bajas de presión arterial alta, diabetes, obesidad y otras enfermedades crónicas.

Los problemas del sueño constituyen una epidemia global que amenaza la salud y la calidad de vida de hasta el 45% de la población mundial. La mayoría de los trastornos del sueño se pueden prevenir o tratar, sin embargo, menos de un tercio de los pacientes buscan ayuda profesional.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas