Tendencias

Porque soy milenial | Inventados e influenciados

El término influencer ha impactado tanto como ha confundido a diferentes modelos de sociedades de diversas regiones del mundo. Con el cambio que le dieron las redes sociales a las formas de relaciones humanas en la última década, los mecanismos para alcanzar la fama y posicionarse entre el gusto de diferentes tipos de públicos han […]

El término influencer ha impactado tanto como ha confundido a diferentes modelos de sociedades de diversas regiones del mundo. Con el cambio que le dieron las redes sociales a las formas de relaciones humanas en la última década, los mecanismos para alcanzar la fama y posicionarse entre el gusto de diferentes tipos de públicos han mutado de una forma muy interesante.

La fama ya no es solo exclusiva de los artistas, los deportistas, los políticos, los periodistas o las figuras que habitualmente acaparaban los reflectores hasta los 90 y principios de los 2000. Las plataformas digitales brindaron a casi cualquier persona la oportunidad de volverse famosos a través de sus talentos, cualidades, personalidades, opiniones o escándalos.

La fama tradicional ha quedado sesgada por los 15 minutos de gloria, de una gran cantidad de personajes que han ido y venido de la memoria colectiva, sin embargo, algunos han aprovechado el impacto de sus contenidos virales en las redes para generar permanencia e impacto medible en los comportamientos, formas de expresión y de consumo de sus audiencias, para de esta forma relacionarse con marcas de casi cualquier giro y establecer una relación económica con fines publicitarios.

Con la reciente publicación de medios locales sobre algunos jóvenes sinaloenses proclamados como influencers, cada uno con una diferente perspectiva y con una trayectoria sólida, las redes sociales de los usuarios del centro de entidad comenzaron a llenarse con comentarios en pro y en contra de la elección de los protagonistas de una polémica portada. Que si son o que si no son, que si hay otros o que si no hay influencers en Sinaloa.

El marketing digital ha sido el principal promotor del término influencer y aunque parezca simple, es más complejo de lo que parece y no, no cualquiera puede serlo, muy a pesar de su número de seguidores, de su evidente talento o de las interacciones que genere a través de sus redes sociales. El poder del influencer yace de su facilidad para realizar de llamados a la acción, lograr que sus contenidos reformen las conductas de sus seguidores, desde la manera más simple como imitando su forma de hablar o de vestir hasta convencerlos de adquirir algún producto.

En la actualidad y para algunos tipos de marcas que corresponden al sector juvenil es más factible, económica y efectiva la publicidad indirecta a través influencers que incluyen guiños a las empresas a través de sus contenidos, que gastar miles o millones en comerciales producidos y utilizar a otro tipo de celebridades. Un ejemplo claro es la evidente relación entre Grupo Pacífico y las Kardashians de Culiacán en su evidente esfuerzo por posicionar la cerveza ultra entre su grupo de audiencia.

El trabajo de un influencer es ingenioso y constante, se enfoca a las redes sociales, supera los elitismos de ciertos grupos que parecen impenetrables y buscan ser masivos e incluyentes. Al final del día es el poder de convocatoria y de réplica, el filtro para saber si una persona es un influencer o no.

Lector de ESPEJO, ¿a ti quién te influye?

Resultado de imagen para mickey jonas

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas