Salud

¡Oh, terrorífica Navidad! | ¿Existe la fobia a esta celebración?

Aunque la Navidad supone una fecha de diversión, alegría y unión, para muchos se convierte en un festejo que evoca al miedo, incluso, más que Halloween. Y aunque pudiera parecerse a los muy conocidos cuadros de depresión navideña, la fobia a la Navidad existe y tiene síntomas diferentes a este tipo de depresión. Según los datos […]

Aunque la Navidad supone una fecha de diversión, alegría y unión, para muchos se convierte en un festejo que evoca al miedo, incluso, más que Halloween. Y aunque pudiera parecerse a los muy conocidos cuadros de depresión navideña, la fobia a la Navidad existe y tiene síntomas diferentes a este tipo de depresión.

Según los datos del Coaching Club, centro pionero en terapias grupales y personales, en los últimos dos años ha aumentado un 25% el número de pacientes que acude a especialistas por los trastornos navideños. Estos se basan principalmente en la erupción de un gran cúmulo de sentimientos conflictivos y cargas emocionales que se han ido soportando durante todo el año, como estrés, trastornos alimentarios, problemas económicos o directamente, la familia. La Navidad es la gota que colma el vaso de cientas de personas.

LO DIJO:

“Aunque las fiestas navideñas suelen ser positivamente emotivas, puesto que conllevan celebraciones, anhelados encuentros, algarabía y distensión; en ocasiones, este broche de fin de ciclo nos traslada a un inevitable análisis evaluativo del tiempo transcurrido y, como consecuencia, a una cierta inestabilidad emocional en forma de ansiedad, frustración o tristeza motivadas por la insatisfacción personal ante los objetivos incumplidos”.

-Verónica Rodríguez. Directora de Coaching Club.

Las fobias son miedos irracionales o desproporcionados que invaden la mente humana y se exteriorizan corporalmente, por lo que tienen un alto componente somático. El mes de diciembre y parte del de enero se convierten así en una prueba de fuego para los que sufren estas perturbaciones.

Entre los síntomas más comunes, destacan cuatro trastornos principales para catalogar la fobia navideña. Estos son: aversión social, estrés y autoexigencia y compras compulsivas.

A medida que el fin de año se acerca y hago un balance del mismo, percibo un incremento de la insatisfacción y del estrés al constatar que no solo no he alcanzado las metas que me propuse, sino que tengo la sensación de que nunca consigo mis objetivos, comenta una de las pacientes del centro, acerca de la auto-exigencia que padece. Este estrés puede somatizarse generando sensaciones de ansiedad, negatividad, mal humor, problemas alimenticios y trastornos del sueño.

La fobia a la Navidad puede tener su origen en la etapa de la infancia y puede ser superada con apoyo psicológico, es por ello que la especialista recomienda a quienes tienen síntomas parecidos, en menor o mayor escala acudir de manera usual con un especialista que le ayude a comprender el origen de esta frustración de fin de año y atenderla con terapia.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas