Derechos Humanos

Orgullo culichi | Identidad de género: cambios que complementan

Aunque en Sinaloa existe una cantidad muy limitada de personas que se asumen como transexuales, las leyes aún no garantizan un acompañamiento médico, psicológico y legal accesible para aquellos ciudadanos que se enfrentan cotidianamente a las adversidades de asumir su transición de un género a otro. Expertos aseguran que la transexualidad es la circunstancia más […]

Aunque en Sinaloa existe una cantidad muy limitada de personas que se asumen como transexuales, las leyes aún no garantizan un acompañamiento médico, psicológico y legal accesible para aquellos ciudadanos que se enfrentan cotidianamente a las adversidades de asumir su transición de un género a otro.

Expertos aseguran que la transexualidad es la circunstancia más extrema dentro de las discordancias entre la identidad de género y el sexo asignado al nacimiento. En Sinaloa existen especialistas que dan seguimiento a personas que emprenden una transición, quienes confirman que la transexualidad no es un problema, sino una situación de salud que provoca en las personas afectas sufrimiento que en muchas ocasiones sólo se resuelve a través de los cambios encaminados a la adopción corporal y social del sexo sentido.

Casos de transexualidad han existido en numerosas sociedades durante toda la historia de la Humanidad. Las referencias más antiguas se encuentran en Mesopotamia en el código de Hammurabi de los sumerios (1728 a. C). En las antiguas Roma y Grecia, se identificaba a mujeres transexuales como las Gallae. En la cultura hindú, las Hijras eran varones que se castraban ritualmente y se convertían en sacerdotisas. Hay estudios antropológicos que ponen en evidencia la presencia y normalización de la transexualidad en distintas etnias indígenas de América del norte y de África.  Así hasta llegar a la actualidad y la lucha por los derechos de las personas trans, que se han mantenido rezagadas por el capitalismo y las sociedades modernas.

LO DIJO:

“Si hablamos de identidad de género, es decir asumirte como mujer o como hombre, hablamos de proceso cognitivo y afectivo que se desarrolla durante la infancia y la juventud, y que ocurre en interacción con los familiares, los compañeros, los amigos y el entorno. Es imposible definir el momento exacto en el que cada persona cristaliza la identidad de género o las influencias externas que dan origen a una identidad de género opuesta a la asignada”.

Karen Torres. Psicóloga.

La atención integral de una persona transexual precisa de la colaboración de un equipo multidisciplinar que incluye psicólogos, psiquiatras, endocrinólogos pediátricos y de adultos, cirujanos plásticos, ginecólogos y urólogos.

En casos de menores, sus padres deben recibir una información óptima en relación con esta situación, tienen que conocer la terapia médica que puede ofrecerseles, y han de participar en el proceso terapéutico y en la toma de decisiones.

Existe todavía un largo camino por recorrer para que en México exista una cobertura integral de apoyos sanitarios para personas transexuales, como ocurre en otros países, que dan seguimientos clínicos y legales sumamente oportunos; sin embargo, los esfuerzos de activistas aumentan las posibilidades de reivindicar la letra T de las famosas siglas LGBT+, donde se representan a travestis, transgéneros y transexuales, las personas más vulneradas de este sector ciudadano.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas