Ecología

¿Erradicarlo? | Pez diablo: una amenaza para el ecosistema y la pesca

Especialista de la UAS asegura que la especie se dispersará más por los diferentes cuerpos de agua. Es abundante en la zona centro de Sinaloa. El pez diablo, también conocido como limpia peceras o chupa piedras, representa una amenaza para los ecosistemas costeros de Sinaloa y también las artes de pesca, señaló el investigador de […]

Especialista de la UAS asegura que la especie se dispersará más por los diferentes cuerpos de agua. Es abundante en la zona centro de Sinaloa.

El pez diablo, también conocido como limpia peceras o chupa piedras, representa una amenaza para los ecosistemas costeros de Sinaloa y también las artes de pesca, señaló el investigador de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), Sergio Sánchez González.

El especialista en recursos bióticos y ecología acuática de la Facultad de Biología de la UAS, quien estudia a esta especie que tiene presencia en el centro de Sinaloa, expresó que por ser un competidor ecológico extraordinario será difícil controlarlo, dado que es una fuerte amenaza para las especies nativas, pero cobra mayor relevancia en las afectaciones que sufre la pesquería.

Resaltó que el riesgo mayor con el pez diablo es que se disperse más y vaya cuenca arriba hacia las presas, lo cual se dará tarde o temprano, puesto que todos los cuerpos acuáticos de la zona están conectados a través de un canal o un dren.

“Los pescadores nos dicen que son más abundantes los peces diablo en sus actividades de pesca y ellos lo ven como una pérdida, porque las artes de pesca no trabajan como deben y otra es que al momento de quererlas liberar rompen el trasmallo y no cumplen con su función, lo que significa pérdidas económicas”, puntualizó.

Sánchez González reiteró que una de las consecuencias más fuertes de esta situación es la parte económica y social para las comunidades que dependen de la actividad pesquera, ubicadas en zonas como presas y diques, sin dejar de lado la parte ecológica que se ve afectada por la competencia y el desplazamiento de las especies nativas.

Llamó a la ciudadanía en general y sobre todo aquellas personas que poseen peces como mascotas, a tomar conciencia y no llevar a esta especie a cuerpos de agua como son ríos, canales, diques y mucho menos una presa, ya que tiene una adaptación rápida a las condiciones extremas.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo