Series y TV

POSE: Un abrazo de resistencia para los LGBT+

Entre las lentejuelas y el glamur de la escena de los ‘ball rooms’ de Nueva York, Ryan Murphy cocinó uno de sus mejores proyectos televisivos. POSE ha sido reconocida no solo por su calidad visual y las poderosas actuaciones de su elenco, sino por crear un espacio que reivindica y empodera al colectivo de actrices […]

Entre las lentejuelas y el glamur de la escena de los ‘ball rooms’ de Nueva York, Ryan Murphy cocinó uno de sus mejores proyectos televisivos. POSE ha sido reconocida no solo por su calidad visual y las poderosas actuaciones de su elenco, sino por crear un espacio que reivindica y empodera al colectivo de actrices y actores trans.

Con dos temporadas, la serie retoma la historia de dos importantes casas de los suburbios neoyorkinos, en su búsqueda por consolidarse en la escena a través de sus habilidades en el baile, la moda, el diseño y otras disciplinas que convergen en los balls. Todo esto en medio de la crisis del VIH y la discriminación que marcaron los finales de los 80 y principios de los 90.

No es el retrato casi inalcanzable y privilegiado que apreciamos en Glee (otro de los proyectos de Murphy).  Lo realmente fabuloso en la trama de POSE es que no se compenetra como una suma de clichés sobre los LGBT+, sino como un retrato humano de las fantasías, anhelos y decadencia de sus protagonistas, personas vulnerables escapando de su realidad en las noches, viviendo rápido y al límite.

Aunque la primera temporada posee una trama ágil y dinámica, se centra principalmente en el deleite visual y en darnos una probadita de la personalidad de cada una de las historias que posteriormente madurarán para colocar al espectador en una montaña rusa de emociones que irán desde la fascinación hasta la más profunda impotencia.

Las notables actuaciones de MJ Rodriguez, Dominique Jackson, Indya Moore, Angelica Ross y Hailee Sahar, sumadas a la experiencia y guía de Billy Porter crean un ensamble interesante que da un salto positivo sumamente notorio de la primera a la segunda temporada.

Si hablamos de los puntos negativos de POSE, serían los cabos sueltos en las historias de algunos personajes como el de Evan Peters y Kate Mara, que en esencia no eran necesarios para el relato, pero que sin duda atrajeron a nuevas audiencias poco interesadas en los temas que la serie trata.

La tercera temporada de POSE ya ha sido confirmada, consolidando la  serie como otro de los aciertos de FOX y del gran talento de Ryan Murphy y Brad Falchuk para narrar historias LGBT+ desde distintas perspectivas.

¡No te la puedes perder!

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas