Cultura

Día de la Virgen | ¿Existió la Guadalupana primero en España?

El relato de la Virgen de Guadalupe en España se remonta al siglo XII, ¿sirvió esta de inspiración para la historia de su aparición en México? La devoción de los Mexicanos por la virgen de Guadalipe es inmensa y esto se puede notar año tras año durante su día el 12 de diciembre; en esta […]

El relato de la Virgen de Guadalupe en España se remonta al siglo XII, ¿sirvió esta de inspiración para la historia de su aparición en México?

La devoción de los Mexicanos por la virgen de Guadalipe es inmensa y esto se puede notar año tras año durante su día el 12 de diciembre; en esta celebración, miles de devotos realizan un peregrinaje hasta los lugares en donde se llevará a cabo el festejo, donde oran y demuestran su amor por la madre de Jesucristo.

Al día de hoy, la imagen de la virgen de Guadalupe se considera completamente mexicana; sin embargo, existe otra virgend e Guadalupe en España, cuya historia tiene curiosas similitudes con la de la virgen morena.

La Virgen de Guadalupe de Extremadura, España

La Virgen de Guadalupe de España es una imagen tallada en cedro, mide 59 centímetros y tiene estilo románico, esta data del siglo XII, tres siglos antes de la caída de México-Tenochtitlán, por lo que tiene una mayor vigencia en la existencia que la mexicana.

El origen de la palabra Guadalupe, tiene diferentes orígenes, sin embargo la más aceptada es que la palabra proviene del árabe Wadi al-lub, que se traduce como “río de lobos” o “río de oculto”, mientras tanto la versión mexicana se le atribuye el origen a la palabra náhuatl coatlallope: “la que aplasta a la serpiente”.

En general sus orígenes son muy similares, sirviendo la historia de la Virgen de Guadalupe de España a la de México, con un relato casi idéntico.

Gil Cordero, (Quien en México es Juan Diego), habitante de la ciudad de Cáceres había perdido una vaca, así que fue al bosque a buscarla y cuando por fin la encontró, la vaca estaba muerta, por lo decidió desollar para aprovechar la piel.

De repente, la vaca resucitó y simultáneamente una mujer se le apareció al pastor y le dijo:

“No temas. Yo soy la Madre de Dios, Salvador del li­naje humano. Toma tu vaca y llévala al hato con las otras y vete luego para tu tierra. Dirás a los clérigos lo que has visto. Di­les también de mi parte que te envío yo allá. Que ven­gan a este lugar donde ahora estás. Que caven donde es­taba la vaca muerta, debajo de estas piedras: hallarán una imagen mía”…

“Cuando la sacaren, diles que no la mu­den ni lleven de este lugar donde ahora está, más que hagan una casilla en que la pongan. Tiempo vendrá que en este lugar se haga una iglesia y casa muy notable y pueblo asaz grande”.

El sujeto le contó a los clérigos lo sucedido, pero nadie le creyó. Al llegar a su hogar, vio que un grupo de sacerdotes se encontraban en su casa porque su hijo había fallecido y su esposa estaba desconsolada. Desesperado, recordó a la figura de la Virgen y el milagro que salvó a su vaca y comenzó a rezar. A los pocos momentos el chico volvió a la vida; convencidos de su aparición, los hombres decidieron ayudarle a Cordero a cavar en el lugar que les indicó.

Lo que encontraron fue justamente una estatua de la Virgen en un sepulcro de mármol junto con otros objetos. Los hombres decidieron levantarle un altar ahí mismo, el Rey Alfonso XI se enteró de lo sucedido y mandó construir un templo en ese lugar para convertirlo en un centro de veneración.

Este templo comenzó a atraer a varios seguidores, a quienes les fascinaba la historia de la figura, entre ellos se incluye a Cristóbal Colón en el siglo XV, quien visitó la basílica antes de descubrir el continente americano. Otro creyente de la Virgen era Hernán Cortés, quien se encargó de colonizar las tierras mexicas bajo su mando, lo cual posiblemente le da inicio a la leyenda de la Virgen de Guadalupe Mexicana que conocemos actualmente.

Relato Mexicano

La Virgen de Guadalupe ya se veneraba en distintos lugares de España, y durante el periodo de guerra en el que estaban reconquistando parte de sus territorios, los clérigos que realizaban tareas de evangelización llevaban la figura a distintos sitios. De esa forma Colón también usó la imagen al momento de llegar a las Américas.

La leyenda dice que la Virgen morena se manifestó frente a un indígena llamado Juan Diego, y le dijo que construyera un altar en el monte del Tepeyac.

Lo supuesto es que Bernardino de Sahagún, responsable de traducir los textos bíblicos al náhuatl, junto con Juan Zumárraga, primer Arzobispo de la Nueva España y “protector de los indios”, como era llamado, hayan creado esa historia basándose en la antigua Virgen.

Esto explica directamente por qué se le llamó Guadalupe, descartando la posibilidad de que ese nombre fue pensado por los indígenas, y su relevancia en el nuevo mundo.

PARA SABER:

Las dos basílicas de Guadalupe, una en Extremadura y otra en México, no están en contacto. Aunque sí ha habido visitas del clero mexicano no suele mencionarse su vínculo, quizá por miedo a quitarle credibilidad a la historia que se ha contado durante más de 500 años.

Con información de Cultura Colectiva.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas