Tema de hoy

Efecto ESPEJO | ¿Dónde está tu bala perdida? En el cuerpo de un ciudadano pacífico

La confirmación por parte de las autoridades de cinco personas heridas por balas perdidas durante la celebración de año nuevo, así como el drama que vive la familia de una de las víctimas que se encuentra en situación de salud delicada, son el balance real del Sinaloa que emerge por encima de todos los esfuerzos […]

La confirmación por parte de las autoridades de cinco personas heridas por balas perdidas durante la celebración de año nuevo, así como el drama que vive la familia de una de las víctimas que se encuentra en situación de salud delicada, son el balance real del Sinaloa que emerge por encima de todos los esfuerzos para contener la violencia e instalar la civilidad como forma de vida y eje de cualquier aspiración legítima de progreso social.

Más allá de las contradictorias reacciones de los diferentes tipos de gobierno, donde el secretario de Seguridad Pública y Tránsito Municipal de Culiacán, Óscar Guinto Marmolejo, sostiene que hubo menos disparos de armas de fuego, y el gobernador Quirino Ordaz Coppel deplora tal comportamiento bárbaro porque “estos hechos dan coraje, la gente inocente no tiene por qué andar pagando por esas cosas, debemos ser más conscientes de los efectos que esto puede tener en otras personas”, la consecuencia está a la vista y la está pagando la gente que no participa en dichas conductas ilícitas.

Infortunadamente el inicio de 2020 se da con la indignación de la sociedad sinaloense por la insensatez de unos pocos que escudados en la impunidad en que siempre acaban sus actos delictivos se sienten empoderados y retan a las instituciones responsables de ceñirlos al marco legal. La situación de impotencia que vive la familia López Velázquez, al ver afectado a uno de los suyos por los efectos de las balas perdidas, es el más triste augurio del año que inicia.

¿Quién pagará ante la justicia por los 5 heridos por balas que contiene el reporte oficial? Este es el problema y es al mismo tiempo la denuncia pública contra operativos policiacos y militares que en la víspera advierten de todo el peso de la ley contra los gatilleros y a la hora de la verdad acaban sin detenidos ni capacidad de contención, dando la sensación de que cada bienvenida de año traerá irremediablemente la fatalidad que hoy nos pasma.

Al tratarse de un asunto de seguridad pública, el saldo de año nuevo debiera tener a los gobiernos federal, estatal y municipales revisando las estrategias de corto y largo plazo para combatir la violencia, esa que cada vez que puede hace alarde de dominio para burlarse de los sistemas gubernamentales de búsqueda de paz y legalidad. Eso es lo menos que debe ocurrir antes de que los servidores públicos se crucen de brazos en espera de la siguiente balacera.

 

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas