Economía

Crecimiento urbano y las mejores ciudades para vivir

En México, Mazatlán entre las mejores ciudades para vivir. Se ubica en el Top 10 en el índice general y en todos los índices utilizados para identificar las ciudades más habitables. Culiacán se encuentra entre las primeras 20. Las ciudades crecen debido a la presencia de factores geográficos, naturales, históricos, sociales, culturales y económicos. Son […]

En México, Mazatlán entre las mejores ciudades para vivir. Se ubica en el Top 10 en el índice general y en todos los índices utilizados para identificar las ciudades más habitables. Culiacán se encuentra entre las primeras 20.

Las ciudades crecen debido a la presencia de factores geográficos, naturales, históricos, sociales, culturales y económicos. Son aspectos importantes para la explicación del proceso, entre otros, la migración rural-urbana, la migración urbana-urbana y la migración internacional. Son influyentes también las llamadas economías de aglomeración y las “ventajas naturales” en las ciudades. Las primeras incluyen la composición industrial de la ciudad, la infraestructura, el tamaño de los mercados, las oportunidades de empleo, el nivel de educación de sus habitantes, etc., mientras que las ventajas se refieren al tipo de clima, la cercanía a ríos o costas, etc.

La mayor parte de la población se concentra en las ciudades, al grado que casi el noventa por ciento de los habitantes del planeta viven en ciudades o áreas periurbanas. En América Latina, cerca del setenta y cinco por ciento de las personas viven en ciudades y casi el noventa por ciento en áreas urbanizadas. Por eso, las ciudades tienen grandes desafíos en materia de inversión, gestión y desarrollo económico para dar respuesta a las necesidades crecientes de servicios, movilidad, vivienda, seguridad, contaminación, atención a la pobreza y empleo.

En consecuencia, resolver los problemas que genera el crecimiento de las ciudades, requiere del trabajo de alcaldes no improvisados que cuenten con una formación y una visión adecuada del grado de complejidad del fenómeno y, requiere también, de la conformación de grupos multidisciplinarios de especialistas que desarrollen una gestión activa y multifactorial, bajo una concepción de sustentabilidad que contemple las dimensiones ECONÓMICA (dinámica, especialización, empleo, competitividad), SOCIAL (pobreza, desigualdad, servicios domiciliarios, acceso a tecnología, vivienda, seguridad), AMBIENTAL (agua, residuos, energía, transporte, densidad, cuentas ambientales), POLÍTICA (capital institucional, capacidades, marco legal, finanzas, planeación), INCLUSIVA (movilidad, acceso a las oportunidades urbanas: empleo, abasto, recreación, servicios) y DEMOGRÁFICA (crecimiento, estructura, distribución espacial, migración, envejecimiento).

Es la atención a estos factores lo que hace que haya ciudades más habitables que otras, es decir que resulten más atractivas para vivir. Un estudio realizado en 2019 por The Economist Intelligence Unit, revela que considerando 30 factores divididos en cinco categorías: estabilidad y seguridad interna, atención sanitaria, cultura y medio ambiente y, educación e infraestructura, en el mundo, los primeros lugares como ciudades más habitables corresponden a Viena (Austria), Melbourne (Australia), Sydney (Australia), Osaka (Japón) y Calgary (Canadá). Australia y Canadá son los países que albergan la mayoría de las diez ciudades con mayor habitabilidad en el mundo y se aprecia que las ciudades mejor posicionadas se encuentran sobre todo en países ricos, con tasas de población relativamente bajas, que ofrecen diversidad de actividades de ocio, que no tienen altas tasas de criminalidad y que cuentan con infraestructuras modernas.

Aunque los 10 principales lugares están dominados por Australia, Canadá y Japón, Europa también presenta en general un buen desempeño, ya que 8 de las 20 ciudades principales se encuentran en el norte de Europa, con Copenhague junto a Viena en el top 10 y, Zurich, Frankfurt y Ginebra ocupando los lugares 11, 12 y 14, respectivamente. Honolulu fue la ciudad estadounidense mejor clasificada, en el lugar 22, mientras que Atlanta, Pittsburgh, Seattle y Washington se ubicaron entre las 40 mejores. También en Estados Unidos, Chicago obtuvo el puesto 41. Londres y Nueva York, ocuparon los puestos 48 y 58, respectivamente, ya que aunque ambas obtuvieron una calificación alta en la categoría de cultura, registraron puntajes bajos en infraestructura y estabilidad y, presentan un mayor riesgo de delincuencia y terrorismo.

En México, el Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), presenta anualmente un estudio para identificar las ciudades más habitables, tomando en cuenta la opinión de ciudadanos en las 76 capitales y ciudades más pobladas del país en cuanto a la evaluación de sus autoridades locales, servicios municipales, calidad de vida, cohesión social y la lealtad de las personas respecto al lugar en el que habitan. Asimismo, se complementa el pulso social con la medición de confianza en instituciones y la percepción de crecimiento económico a través del empleo e instalación de empresas en las ciudades. Para el 2019 se aplicaron 400 entrevistas telefónicas por ciudad, en el periodo comprendido de junio a septiembre del 2019.

En una clasificación general, producto de la ponderación de todos los factores considerados, San Pedro Garza García, Colima y Mérida resultan ser, en opinión de sus habitantes, las ciudades más habitables de México en el 2019. San Pedro Garza García, en Nuevo León, ocupa además la primera posición en los índices de calidad de vida, servicios públicos y cohesión social y, la segunda posición en el índice de evaluación del desempeño de los alcaldes. Colima, capital del estado de Colima, se ubica en la primera posición en el índice de evaluación del desempeño de los alcaldes, mientras que Mérida, capital del estado de Yucatán, se ubica en la segunda posición en los índices de satisfacción de los servicios públicos y cohesión social. En esta clasificación general, las únicas ciudades de Sinaloa consideradas en el estudio, Culiacán y Mazatlán, se ubican, respectivamente, en las posiciones 19 y 6.

En el índice de calidad de vida, que incluye variables tales como seguridad, oferta de empleo, vivienda, escuelas públicas y privadas, movilidad o transporte, aire, centros de esparcimiento y diversión, convivencia ciudadana, museos y bellezas naturales; las primeras tres posiciones las ocupan San Pedro Garza García, La Paz y Saltillo. Culiacán se ubica en el puesto 11 y Mazatlán en el 13, por lo que de acuerdo a una calificación propia del presente análisis, no contenida en el estudio, la calidad de vida se consideraría como ADECUADA en ambas ciudades.

En el índice de satisfacción de los servicios públicos, se incluyen las variables, basura, parques y jardines, alumbrado público, vialidades, agua potable, pavimentación y bacheo, drenaje y coladeras, ambulantaje, eventos culturales, fomento al deporte, fomento al turismo y centros de salud. Los primeros tres puestos en este índice son para San Pedro Garza García, Mérida y San Nicolás de los Garza. Mazatlán en este caso se ubica en el top 10, ocupando precisamente la posición 5 (calificación ALTA), mientras que Culiacán se encuentra en la posición 15, de nuevo con una calificación ADECUADA.

En el índice de satisfacción del desempeño de los alcaldes, Colima, San Pedro Garza García y San Nicolás de los Garza ocupan los primeros lugares. En este índice se contemplan las variables, calificación del alcalde, rumbo del municipio, seguridad en el municipio y generación de empleos. Mazatlán de nueva cuenta se ubica en una buena posición al ocupar el puesto 8, pero Culiacán tiene una calificación BAJA al caer hasta el puesto 41.

Finalmente, en el cuarto índice, el que se refiere a la cohesión social, las ciudades mejor posicionadas son San Pedro Garza García, Mérida y La Paz. Debe precisarse que de acuerdo con el GCE, la cohesión social es un concepto multidimensional que mide actitudes y comportamientos de los miembros de una sociedad, así como la calidad de la cooperación social y la unión de un colectivo definido en términos geopolíticos. Asimismo, incluye la resiliencia en relaciones de sus individuos, los vínculos sólidos y positivos en la comunidad, sus instituciones y miembros. Las ciudades de Sinaloa, ambas tienen en este índice una calificación ALTA, al ocupar Culiacán el puesto 6 y Mazatlán el 10.

De 2018 a 2019, tanto Mazatlán como Culiacán mejoraron su posición en los índices de calidad de vida y de cohesión social. En el primero, Mazatlán ganó 7 posiciones, mientras que Culiacán ganó 3. En el segundo, el salto fue mucho mayor, ya que Mazatlán mejoró 25 posiciones y Culiacán 26. Sin embargo, en los índices de satisfacción de los servicios públicos y desempeño de los alcaldes, ambas ciudades perdieron posiciones en el último año. En satisfacción de los servicios públicos, en realidad Mazatlán solo perdió 1 posición, pero Culiacán perdió 7. Por su parte, en el índice de satisfacción del desempeño de los alcaldes, Mazatlán también perdió pocas posiciones, solo 2, mientras que Culiacán perdió 23 posiciones, haciendo más que evidente la inconformidad de la población con el desempeño de su presidente municipal.

Las posiciones señaladas para las principales ciudades de Sinaloa, muestran cuáles son las principales variables cuyo comportamiento habría que mejorar para hacer de ellas ciudades más habitables. Se aprecia que los mayores rezagos se presentan en la ciudad de Culiacán y precisamente en los indicadores cuya puntuación depende del desempeño del gobierno municipal, el índice de satisfacción de los servicios municipales y el índice de desempeño de los alcaldes. En el primero, la evaluación se realiza a partir de la pregunta, ¿Cómo calificaría el desempeño de su Gobierno municipal en los siguientes servicios y acciones que deben ofrecerse a la ciudadanía? Califique cada uno en una escala del cinco al diez, en donde cinco es reprobado y diez excelente. Los servicios sometidos a evaluación son: Recolección de basura, organización de eventos culturales y deportivos gratuitos para la ciudadanía por parte del municipio, fomento al turismo, mantenimiento de alumbrado público, mantenimiento de parques y jardines, mejoramiento de centros de salud y clínicas públicas municipales, problemas de drenaje y fugas de agua, control de comercio irregular y ambulantaje, pavimentación y bacheo, servicios de Internet gratuito por parte del municipio. En el segundo, las preguntan son: ¿Conoce a su Presidente Municipal?; Ahora, En una escala del 5 al 10 de calificación, donde 5 significa reprobado y 10 excelente. ¿Qué calificación le da, en general, a su presidente municipal?; Finalmente, Le voy a pedir que piense en el principal problema de su municipio. Me podría decir, usando la misma escala ¿qué calificación le da a su actual Presidente Municipal en la resolución de este problema? ¿Cómo siente que ha llevado al municipio hasta este momento, por buen camino o por mal camino?

Flowchart Plan
Infogram

Como puede apreciarse, el desempeño del presidente municipal y en general de todos los funcionarios de un ayuntamiento resulta fundamental para determinar si una ciudad es menos o más habitable. Es importante el perfil profesional, la preparación para el puesto y el contar con una vocación de servicio a toda prueba. Una visión de mundo y una amplia cultura general tampoco estorba, al contrario. Pero el que las ciudades resulten más habitables, también tiene que ver con la participación activa del sector empresarial, con el papel que juega la sociedad, los grupos, las comunidades, las familias y las personas a través de su acción colectiva, la cual se fundamenta en su capacidad y voluntad de cooperar y sumar esfuerzos para que las cosas mejoren. Finalmente, un aspecto no menos importante es el del financiamiento para el desarrollo de los ayuntamientos. El problema es que las finanzas de la mayor parte de los municipios mexicanos dependen entre el 80 y el 90 por ciento de las participaciones y aportaciones federales. El único impuesto que la mayor parte de los municipios cobra es el impuesto predial y, aproximadamente, 45 por ciento de los municipios destinan más de la mitad de sus ingresos totales a gasto corriente. En consecuencia, una mejor habitabilidad en muchas de nuestras ciudades, está condicionada por superar el hecho de que la gran mayoría de los municipios se encuentran empobrecidos y endeudados, pero además están, con excepciones, mal administrados, entre otras cosas, por la falta de profesionalización de los servidores públicos locales.

El Dr. Jorge Rafael Figueroa Elenes es economista, coordinador general del CEDEL, exdirector de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la UAS y actualmente se desempeña como profesor e investigador de la UAdeO.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas