Tema de hoy

Efecto ESPEJO | La crisis de Morena es también la crisis de la 4T

Al amanecer hoy con dos dirigentes el Movimiento Regeneración Nacional se torna más delicada la crisis del partido que a pesar de ser la principal fuerza política de México no ha logrado consolidar una organización que respalde al presidente Andrés Manuel López Obrador, quien a su vez transita de un episodio complicado a otro, tales […]

Al amanecer hoy con dos dirigentes el Movimiento Regeneración Nacional se torna más delicada la crisis del partido que a pesar de ser la principal fuerza política de México no ha logrado consolidar una organización que respalde al presidente Andrés Manuel López Obrador, quien a su vez transita de un episodio complicado a otro, tales como la creciente inseguridad pública y la escasez de medicinas para enfermedades crónico-degenerativas.

Con Alfonso Ramírez Cuéllar, designado presidente interino ayer por el Sexto Congreso Nacional Extraordinario de Morena, y Yeidckol Polevnsky, que se proclama dirigente legítima de este partido, la conflictiva renovación de mandos que replica en estados como Sinaloa, exhibe al garete al movimiento que enarbola la Cuarta Transformación en el país, pero que está imposibilitado a evolucionar internamente.

Lo que ocurre en Morena parece ser el fiel reflejo de lo que pasa en México. Mientras en el partido del presidente los ánimos se polarizan, inclusive fue rechazada la sugerencia de AMLO de elegir mediante encuesta al nuevo dirigente, en la capital mexicana se manifestaron agrupaciones de la sociedad civil en exigencia de seguridad pública y la inconformidad por el desabasto de medicinas para padecimientos graves apunta hacia Palacio Nacional.

Morena fue mejor en la lucha por ganar la Presidencia de México que ahora como partido en el poder. La obcecación de sus principales liderazgos por convertir a estas siglas en un remedo del PRI en sus peores tiempos permea hacia la conducción nacional que tarda demasiado en plantarse en la gobernabilidad porque desde la institución presidencial se acusa sin pruebas, se divide a la población entre buenos y pillos y se entorpece la viabilidad país.

El presidente López Obrador interviene en los diferendos entre morenistas con un llamado a resolver las diferencias por medio de la democracia. Nadie lo está escuchando porque en el ruido por apoderarse del timón de Morena lo que menos les importa a los confrontados es la arenga de quien, oh absurdo, construyó al partido y lo llevó a ganar el máximo cargo público nacional y el control político en la mayoría de los estados.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas