Tendencias

Víctimas de la moda | Nostalgia selectiva

No nos enojan los cambios, nos enoja no ser el motivo del cambio. Los millennials no son más el público meta y ahora la nostalgia es casi frustración.

Un ejemplo local: ¿Te molestó la remodelación del Centro de Ciencias? ¿Extrañas el péndulo? ¿Piensas que ya no es un espacio para la Ciencia? ¿Ya no se parece en nada al espacio que te hacía feliz de niño? Si tu respuesta es sí, debes dejar de vivir de la nostalgia.

Es en serio, la nostalgia se está convirtiendo en el motor ideológico para los millennials, ya no es solo un factor importante a la hora de crear campañas publicitarias. Este deseo por abrazar el pasado pero sin dejar de depender de los avances del presente está creando una paradoja de identidad para una generación que ahora vive extrañando lo que tuvo.

Se veía venir ¿recuerdan los inicios del 2010, cuando todos querían ser hipsters? Ese amor desmedido por la estética del pasado, pero que a la vez era capturada por los primero modelos del iPhone. Ahora la fiebre por el pasado ha dado un enorme salto desde los años 50, hasta los 90 dando un golpe certero en la infancia de los millenials.

El mercado de la nostalgia

El mercado de la nostalgia se ha estudiado desde diferentes perspectivas en los últimos años, no solo por su efectividad, sino por las cambiantes decisiones del público al que está dirigido. El éxito de este negocio radica en la melancolía de los millennials por su infancia, asociada a tiempos de mayor prosperidad, en los que sus padres se hacían cargo de los gastos del hogar.

Ha sido de a poco una certera fórmula para vender, por eso hemos venido viendo los escaparates de las tiendas de fast fashion con prints de series favoritas de los 90; Rugrats, Sailor Moon, Looney Tunes, Rocko y de principios de los 2000 como Pokémon, Bob Esponja y Shrek, solo por mencionar algunos.

El valor agregado del mercado de la nostalgia está centrado en las emociones y no siempre en la calidad de los productos.

¿Cuánto va a durar el negocio melancólico?

Los empresarios y sus equipos de marketing han encontrado en la nostalgia a una aliada perfecta para conseguir acaparar la atención de sus públicos meta. Los millennials están perdiendo el interés en el mercados nostálgico porque también están dejando de ser el público meta de este sector, así las mercancías que se producían hace 2 o 3 años atrás enfocadas a los que fueron infantes a finales de los 90 y principios de los 2000 han virado hacia aquellos que vivieron este misma etapa después del 2010.

Y es que los nacidos en el nuevo milenio ahora tendrán hasta 20 años, sumándole a este dato el hecho de que la generación Z ha encontrado formas muy prematuras de hacer dinero a través de redes sociales y otros negocios relacionados a la tecnología aplicada. Son ellos el nuevo mercado importante que se busca acaparar con nostalgia, ahora con iCarly y Hannah Montana y no con Sabrina, la bruja adolescente.

Justo en tu infancia

El pasado sigue de moda, pero ya no es el pasado que florecía la nostalgia entre los millenials el que está en la mira de los nuevos mercados. Y es precisamente el nostálgico pasado de la generación z, que tanto repele a los millennials, por haber sustituido al suyo el que se comienza a coronar como el anzuelo de los marketeros.

¿Te han molestado las nuevas y diferentes versiones de los clásicos de tu infancia? Sabrina, Power Rangers, Aladín, El Rey León o los anunciados cambios para La Sirenita o Mulán, entiéndelo, no eres más el destino de estas versiones.

Y es que los millennials ya estan cautivos, son presa fácil, basta con desempolvar alguna infravalorada serie de Nickelodeon, Cartoon Network o Disney para tenerlos comprando cosas que no necesitan. Ahora el reto son los Z, una generación más tecnológica, pero también más racional, de hecho, según un estudio realizado por Atlantic Re: Think, el grupo de marketing creativo de The Atlantic, con comScore y Harvard, la Generación Z es para las marcas, los medios y las compañías de marketing un público más difícil de alcanzar.

Nostalgia selectiva

El gran problema de los millennials es haber cimentado su nostalgia en los tiempos incorrectos, no se extrañan realmente los años 90 y sus crisis económicas, su falta de derechos para muchos sectores sociales, y ni hablar de los tabús sobre temas que giran en torno a lo político, lo estético, lo social y lo sexual, se extrañan las modas de los 90 que particularmente son más transgresoras al minimalismo del nuevo milenio.

Para la generación z es fácil ser rebelde e ir en busca de más, han crecido en un terreno ya trabajado y fértil en materia de avances tecnológicos y también de apertura a diferentes ideologías políticas y de deconstrucción de cánones sociales, su razonamiento es diferente al de los millenials y quizás menos egoísta, germinado en la necesidad de subsistir en el futuro preapocaliptico y no en la idea de vivir en el pasado

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas