Justicia

Iván dejó huellas por doquier; es el presunto asesino de Humberto Trejo Espinal

El juez Juan Luis Quiñónez Beltrán decidió dar vinculación a proceso a Iván. Es decir, dio inicio el proceso judicial para que la Fiscalía General investigue y presente pruebas para lograr una condena y al mismo tiempo los abogados defensores hagan lo mismo para evitar el castigo.


Iván dejó huellas por doquier: una conversación por WhatsApp, dos confesiones y decenas de horas de videograbaciones que lo señalan como el presunto asesino de Humberto Trejo Espinal, el joven que encontraron asesinado en La Primavera.

WhatsApp

Humberto – Si me matan, ps ya sabes quién fue

Humberto – (ícono de un borrego)

Eduardo – A la vrg, a qué vas?

Humberto – W, está bien insistente

Eduardo – Pero todos los días te habla

Eduardo – Qué hueva, no mames

Humberto – Ayer no le contesté

Eduardo – Neta?

Eduardo – Ya te fuiste?

Eduardo – q pdo

Humberto – Jaja todo bien

Humberto – Man, ALV, casi muero asesinado

Eduardo – No mames, ¿cómo?

Humberto – No por el Borre

Eduardo – ¿cómo, por quién?

Humberto – Ocupamos hablar

Eduardo – Y sí

Humberto – Por gente

NOTA DE VOZ DE EDUARDO

Humberto – ALV W jajajajaja todo bien, ya aquí sin peligro, peligro leve

Eduardo – A la vrg

Humberto – Q pso

Eduardo – Aquí ando en la casa. Llegando me dices para saber qué pedo.

Humberto – Fierro

Esa conversación fue entre Humberto y un amigo de nombre Eduardo. Ocurrió entre las 16:41 horas del 25 de enero de 2019. Luego Eduardo volvió a enviarle mensajes.

Eduardo – Hey, me quedé bien dormido (18:36 horas)

Eduardo – wep (19:56 horas)

Eduardo – W, contesta (22:07 horas)

Eduardo – ¿Neta? (22:07 horas)

Eduardo hizo copia de pantalla de toda la conversación y se las dio al señor Humberto Trejo Díaz, luego de que Carolina, novia de Humberto, le pidiera que lo hiciera.

“Ya no hay Beto”

Un testigo protegido narró lo siguiente:

“El Borre me dijo que fue porque se pasó de lanza, que por robar unas libras”

“Le pregunté por el Beto, que me explicara bien”

“Le dije que estaba en la iglesia de la Santa Cruz y me dijo que lo veía por la Ciudades Hermanas, luego se subió al carro”.

“Me dijo ‘ya no hay Beto, ya no lo busques’”

“¿Y eso?, le pregunté”

“Luego se periqueó en el carro”

“Me dijo: Se pasó de lanza el Beto, le habló a mi novia y no me gustó”.

“¿Pero qué le pasó al Beto?”, le insistió.

“Ya no hay Beto, ya te dije, lo maté”.

Ese testigo protegido se acercó a la familia Trejo Espinal y le contó sobre esa conversación. Después la repitió ante el Ministerio Público.

Los ojos y oídos llevaron hasta La Primavera

El 25 de enero de 2019, Humberto atendió una llamada. Era Iván, un joven al que le conocen como El Borre, quien le pedía que le apoyara con un choque en el bulevar Sinaloa. Así sucedió, eran las 4 de la tarde.

Hubo testigos, el principal, una pareja a la que Iván le había chocado.

“Era un muchacho gordito y cacarizo, luego llegó otro, flaquito y güero”, narraron los testigos.

Pero no fueron los únicos ojos. Las cámaras de al menos dos negocios retrataron el choque, los gestos de Iván y el momento en que Humberto llegó a apoyarlo.

Una hora más tarde se iban de ese lugar, habían llegado las grúas y levantaron los vehículos. Humberto subió a Iván a su carro, un Passat de color negro, lo llevaría hacia La Primavera.

Eso se sabe porque el Ministerio Público pidió los registros de llamadas y datos de internet utilizados a la compañía telefónica, mostrando centenas de códigos que se pudieron descifrar en un mapa que, a su vez, reveló que Humberto e Iván estuvieron juntos por más de dos horas, tiempo en el que se consumó el crimen.

Humberto trató de comunicarse con su madre, pero ella no escuchó su celular. La llamada quedó perdida.

Después de ayudar a Iván con el choque, lo llevó a La Primavera, donde vive con sus padres. Eso quedó videograbado por las cámaras de la zona residencial.

Iván, de acuerdo al relato del Ministerio Público, lo habría llevado a un lugar conocido como el tanque elevado, que es una zona enmontada dentro de La Primavera.

Ahí habrían pasado apenas media hora, según los registros de las cámaras del Barrio San Anselmo. Iván le habría disparado a Humberto en al menos nueve ocasiones, provocando siete heridas.

El asesinato, conforme al relato pericial, ocurrió en cuatro momentos:

1.- Iván le disparó tres veces a Humberto, mientras estaba de espaldas

2.- Humberto logró voltear, pero Iván le habría disparado otra vez, pero en una de sus piernas

3.- Humberto quedó hincado y le dispararon en dos ocasiones

4.- Ya en el suelo y bocarriba, Iván le habría disparado en la cara

El cuerpo quedó tendido en el suelo e Iván lo habría arrastrado apenas 12 metros de ese lugar.

Después tomó las llaves y la gorra de Humberto, se subió al carro y lo llevó al estacionamiento de tierra que está frente al Edificio Mixto, un área comercial de la residencial. Ahí quedó el vehículo estacionado.

Todo ese acto quedó videograbado por cinco cámaras, que documentaron cómo Iván se bajó del vehículo.

“Tenía puesto un pantalón oscuro, una playera de manga corta, una gorra y en las manos traía un objeto”, describió el Ministerio Público a cargo del caso.

Las cámaras delinearon su trayecto hacia el Barrio San Agustín, donde vivía con sus padres.

Ahí habría tomado las llaves de uno de los vehículos de su casa y se fue hacia la colonia Lomas del Bulevar.

Humberto estuvo desaparecido por más de 24 horas, hasta que dos niños que se acercaron a un terreno baldío a orinar, vieron el cuerpo tirado con heridas de bala.

Durante ese tiempo, la familia lo buscó, pensaron en muchas situaciones de peligro. Por recomendación de la Fiscalía General del Estado prefirieron no hacer publicaciones de búsqueda o hablar con la prensa.

Pero la presión fue más grande, tíos, primas y personas cercanas difundían una ficha de búsqueda y minutos más tarde se les avisaba del cuerpo en La Primavera.

Humberto vivió en otro fraccionamiento, también al sur de la Ciudad, por lo que sus familiares se cuestionaron qué hacía en La Primavera.

La policía informó que se tenía información valiosa y después solicitó una orden de aprehensión en contra de Iván, quien durante casi un año estuvo prófugo, hasta que la Fiscalía General del Estado lo detuvo el 19 de febrero de este año en Toluca, Estado de México.

“Maté al Beto”

Iván tomó uno de los vehículos de sus padres y se dirigió a la colonia Lomas del Bulevar, donde se encontró con Luis y Jesús.

Luis: 

“A las 7:30 PM llegó el Borre y lo vi que llegó todo alterado, en malas condiciones. Estaba como drogado”

Luis le dijo a Iván que se fuera de su casa, pero no lo hizo. Entonces él prefirió meterse a su domicilio y dejarlo con Jesús.

Jesús:

“A las 7:30 llegó a la casa de Luis, donde yo estaba afuera. El Borre estaba drogado y me dijo ‘ocupo irme de aquí, maté a un amigo en La Primavera, maté al Beto’. No le creí porque el Borre siempre ha sido bien fantoche”

Luis y Jesús platicaron de la situación, pero lo ignoraron. No le creyeron. Sin embargo, el domingo 27 de enero se enteraban por las noticias que un joven de nombre Humberto Trejo Espinal había sido asesinado en La Primavera.

La Fiscalía General del Estado presentó a Iván como el presunto culpable del asesinato, bajo el delito de Homicidio Doloso agravado por Premeditación, Ventaja y Traición.

La defensa de Iván trató de que se le redujeran las agravantes, pero los abogados no lo lograron.

El juez Juan Luis Quiñónez Beltrán decidió dar vinculación a proceso, es decir, dio inicio el proceso judicial para que la Fiscalía General investigue y presente pruebas para lograr una condena y al mismo tiempo los abogados defensores hagan lo mismo para evitar el castigo.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo