Derechos Humanos

Las Colectivas | 8 de marzo: todas las mujeres somos mujeres trabajadoras

Conscientes de que las sociedades contemporáneas de Sinaloa, México y el mundo viven una revolución política sin precedentes en la cual las mujeres y su exigencia de respeto a sus derechos humanos son las protagonistas, en ESPEJO decidimos abrir un espacio a colectivos feministas de Culiacán para que, con sus propias palabras, pusieran a nuestra audiencia de frente a sus luchas por alcanzar una sociedad equitativa y, sobre todo, segura para el género femenino. Así, durante esta semana estaremos publicando colaboraciones de distintos colectivos de Culiacán como una manera de acompañarles y darles voz previo al Día Internacional de la Mujer y el Paro Nacional de Mujeres convocado para el 9 de marzo.

Itzel Avilez*

El 8 de marzo, conocido internacionalmente como “El día de la mujer”, como una forma de reconocer las luchas de las mujeres a lo largo de la historia, es un día ideal para detenernos y observar en retrospectiva todos los derechos conquistados:

  • el derecho al voto,
  • el derecho a tener propiedades,
  • el derecho a tener cuentas bancarias propias,
  • a estudiar,
  • a viajar sin permiso de nuestros esposos.

Pero también para observar todos los derechos que nos faltan por conquistar:

  • la igualdad salarial,
  • espacios laborales libres de acoso sexual,
  • igualdad de oportunidades,
  • el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, etc.

Esto por supuesto hablando del contexto mexicano, puesto que en muchas partes del mundo las mujeres aún no tienen derecho a votar y ser votadas ni a asistir a la escuela.

Es importante señalar que el actual Día de la Mujer es producto de la institucionalización de la lucha de las mujeres ya que el origen del 8 de marzo es su reivindicación, sí, pero de las mujeres trabajadoras anticapitalistas, es decir, de socialistas y anarquistas organizadas que a lo largo de la historia exigieron mejores condiciones laborales a las patronales de su tiempo.

Los siglos XIX y XX se caracterizaron por las luchas políticas obreras y los movimientos de mujeres no fueron la excepción; al salir de sus casas e ingresar al campo del trabajo remunerado las mujeres no encontraron la liberación que esperaban sino el doble de miseria:

Trabajaban en sus hogares remendando ropa, preparando los alimentos, cuidando de niñas, niños y ancianos y salían a sus jornadas laborales de más de 12 horas diarias con menos paga que sus contrapartes varones, viviendo acoso laboral y en condiciones de trabajo insalubres.

¿Realmente han cambiado las cosas para las mujeres trabajadoras en poco más de un siglo?

El 8 de marzo de 1857, miles de trabajadoras textiles decidieron salir a las calles de Nueva York con el lema ‘Pan y rosas’ para protestar por las míseras condiciones laborales y reivindicar un recorte del horario y el fin del trabajo infantil, esta fue una de las primeras manifestaciones para luchar por sus derechos y distintos movimientos, sucesos y movilizaciones (como la huelga de las camiseras de 1909) se sucedieron a partir de entonces. El episodio también sirvió de referencia para fijar la fecha del Día Internacional de la Mujer en el 8 de marzo, aunque muchas huelgas más tuvieron lugar en los años siguientes. En Europa, fue en 1910 cuando durante la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, celebrada en Copenhague, Dinamarca, se decidió proclamar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Detrás de esta iniciativa estaban mujeres socialistas defensoras de los derechos de las mujeres como Clara Zetkin y Rosa Luxemburgo. No se fijó una fecha concreta pero sí el mes: marzo.

En 1975 la ONU institucionalizó el Día internacional de la mujer trabajadora como el Día internacional de la mujer, diluyendo poco a poco el carácter revolucionario de esta fecha, lo que se ha prestado a burdas malinterpretaciones como que el 8 de marzo es un día para celebrar “a la creación más hermosa de dios” y no lo que verdaderamente es: un día de protesta y lucha por los derechos de las mujeres.

Ahora, bajo un análisis feminista del trabajo, todas las mujeres somos trabajadoras:

  • trabajamos en el hogar de manera no remunerada,
  • cuidando niñas y niños,
  • preparando alimentos,
  • lavando ropa,
  • limpiando, etc.

Además, trabajamos también fuera del hogar en condiciones en que no se toma en cuenta la conciliación de la vida personal, el cuidado de hijas e hijos y los horarios laborales que son inflexibles, en entornos laborales llenos de acoso y hostigamiento sexual, discriminación por sexo, raza y clase y constante explotación.

Otro episodio relevante en la lucha de las mujeres fue el incendio de la fábrica de camisas Shirtwaist en Nueva York el 25 de marzo de 1911 donde murieron 123 mujeres de entre 14 y 23 años. Las trabajadoras no pudieron escapar pues la fábrica había sido cerrada por fuera para evitar robos.

El 10 de noviembre de 2010 seis trabajadoras de la tienda Coppel Hidalgo en Culiacán, Sinaloa, se encontraban realizando el inventario de rutina cuando comenzó un incendio, las seis murieron y tras los peritajes se destaparon una serie de supuestas irregularidades, entre estas la hipótesis de que era práctica usual dejar encerradas a las trabajadoras durante toda la noche con la finalidad de evitar robos, ninguna de ellas solía tener llave para salir y los gerentes que poseían las llaves comúnmente se retiraban a sus casas a descansar y abrían hasta el día siguiente. Un probable acuerdo económico de confidencialidad le puso fin al tema.

Claudia Janeth, Mariana, Carmen Selene, Verónica, Perla y Rosa Imelda, nosotras no las olvidamos. Las mujeres seguimos luchamos para que el trabajo que realizamos sea reconocido como valioso, se lleve a cabo en condiciones dignas, con salarios justos y su historia no se repita nunca más.

Por un 8 de marzo crítico, anticapitalista y antipatriarcal, hasta que la dignidad se haga costumbre

*Itzel Avilez, licenciada en antropología social, feminista e integrante de Macheteras, círculo de lectura y discusión feminista de mujeres para mujeres.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas