Tema de hoy

Efecto ESPEJO | Exceso de confianza frente a la pandemia del coronavirus

Se palpa en las autoridades mexicanas un exceso de confianza que le añade intranquilidad a la población pues a pesar de reportarse 12 casos confirmados en el país.

Viéndolo con ojos de preocupación, en México ni en los estados que lo conforman se percibe una acción de Estado frente a la alta capacidad de contagio del coronavirus, la enfermedad que la Organización Mundial de la Salud elevó a nivel de pandemia por los estragos que crecen en todos los ámbitos de la actividad humana y en el quehacer de la comunidad internacional, seriamente amenazados.

Se palpa en las autoridades mexicanas un exceso de confianza que le añade intranquilidad a la población pues a pesar de reportarse 12 casos confirmados en el país, este sería el momento preciso para tender todos los cercos sanitarios posibles y pasar de la acción reactiva, donde se actúa una vez que el coronavirus avanza, a la labor preventiva que frene en lo posible la expansión de la enfermedad.

De acuerdo a expertos de la OMS entre 15 y 30 días la situación en México pasará de los casos aislados y controlados a la fase de transmisión comunitaria en la cual el Covid-19 presentará un reto formidable para el sector salud nacional. Sin embargo, los gobiernos federal y estatales se reflejan entrampados en el discurso de que todo está bajo control y poco voltean a observar lo que ocurre en el mundo con las correspondientes consecuencias económicas y sociales.

En el caso particular de Sinaloa la atención se centró en el caso que se descubrió en Culiacán a finales de febrero y en la aparatosa información sobre el seguimiento y la cura del paciente que ya fue regresado a su lugar de origen. Pero más allá de ese exitoso manejo de una situación ¿qué medidas se implementan para atender la afectación masiva del virus que irremediablemente se dará?

A México y Sinaloa le llegan señales de alarma de las naciones que ya están en emergencia por el coronavirus. La sola elevación a nivel de pandemia, la suspensión de vuelos de Estados Unidos hacia Europa, el impacto en los mercados financieros y en el precio del petróleo, así como la suspensión de eventos que congregan multitudes, deberían ser razones de peso para que el presidente Andrés Manuel López Obrador, y el gobernador Quirino Ordaz Coppel, estuvieran concentrados en crear la gran estrategia de prevención, acción y movilización para que el impacto que viene no resulte tan demoledor.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo