País

Piden generar acciones de protección para migrantes y refugiados en México

Se ha hecho un llamado al Estado Mexicano para que, en estos momentos de crisis sanitaria mundial, garantice la implementación de acciones que reduzcan el riesgo para la población migrante y solicitante de protección internacional.

El Grupo de Trabajo sobre Política Migratoria, integrado por organizaciones a favor de la defensa de los derechos humanos de las personas migrantes en la región, han hecho un llamado al Estado Mexicano para que, en estos momentos de crisis sanitaria mundial, garantice la implementación de acciones que reduzcan el riesgo para la población migrante y solicitante de protección internacional en medio de la pandemia por el coronavirus.

Entre sus requerimientos se encuentra el cese de la detención por razones migratorias, la liberación de todas las personas migrantes detenidas en Estaciones Migratorias y Estancias Provisionales, además del acceso a servicios médicos y derecho a la información sobre los protocolos de prevención y atención ante la contingencia.

Al respecto, en entrevista para ZonaDocs, Chiara Santoro, Coordinadora de Terreno de la organización Médicos del Mundo e integrante del Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en el Sureste Mexicano, hace un llamado a recordar que el derecho a la salud es un derecho universal que debe ser garantizado para todas y todos, más aún para las personas que se encuentran más vulnerables frente a esta pandemia.

Reconociendo que la crisis sanitaria mundial por la pandemia del coronavirus puede recrudecer la situación humanitaria de ciertos grupos de la población, especialmente de las personas migrantes y solicitantes de protección internacional, el Grupo de Trabajo sobre Política Migratoria (GTSPM), integrado por organizaciones civiles a favor de la defensa de los derechos de las personas en movilidad humana, hicieron un llamado al Estado Mexicano para llevar a cabo acciones que tiendan a “proteger y salvaguardar la vida de todas las personas que se encuentran en el país, incluyendo a las personas migrantes, solicitantes de protección internacional y residentes”.

A través de un comunicado, proponen a las autoridades federales seis acciones que buscan posicionar en el ojo público y en el actuar de los gobernantes, particularmente, de los encargados del tema migratorio, el sector salud y de gobernación: “la necesidad de un compromiso político al más alto nivel y más allá del sector salud en México” así como lo ha señalado el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), precisaron en el documento.

Dichas acciones establecen:

  1. Cese de las detenciones por razones migratorias, liberación de todas las personas detenidas en Estaciones Migratorias y Estancias Provisionales y protección de personas en situación de calle.
  2. Acceso a servicios médicos y derecho a la información sobre protocolos de prevención y atención en la actual contingencia.
  3. Acciones contra la xenofobia y discriminación.
  4. Trámites de regularización, presentación para firmas y solicitudes de refugio.
  5. Protección de mexicanos y mexicanas en otros países.
  6. Protección integral a las diferentes poblaciones que esperan en la frontera.

Al respecto, Chiara Santoro, Coordinadora de Terreno de la organización Médicos del Mundo e integrante del Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en el Sureste Mexicano, en entrevista para ZonaDocs, invita a reconocer que este llamado de atención en medio del contexto de crisis sanitaria mundial es urgente, puesto que, señala, suelen destinarse al olvido los derechos humanos de las personas en contexto de movilidad.

Es un hecho, precisa, que la situación de las personas migrantes y con necesidades de protección internacional ya se ha visto vulnerada tras la llegada de la última Caravana Migrante del 2020 a principios del año; donde la política migratoria de los gobiernos mexicano, estadounidense, así como de los centroamericanos, habrían enfocado sus acciones en contener, perseguir y detener a las personas en Estaciones Migratorias y a lo largo de sus fronteras.

“Nosotros pensamos que esta crisis puede empeorar todavía la situación” señala Chiara, y es que, manifiesta que, frente a la contingencia de salud por el coronavirus, los Estados deben reconocer que el derecho a la salud es un derecho universal que debe ser garantizado a todas las personas, incluidos -y con mayor urgencia- a quienes forman parte de los sectores más vulnerables de la población en medio de la pandemia: entre ellos, quienes se encuentran en condición de movilidad humana:

“El derecho a la salud es un derecho universal, por lo cual, si realmente estamos en una crisis sanitaria como sabemos, pues antes que todo tenemos que preservar los derechos a la salud de las personas más vulnerables en esta pandemia”.

Si bien, las recomendaciones en medio de esta contingencia prevén “evitar la aglomeración de personas”, así como, “el hacinamiento” e, incluso, que se “permanezcan en casa”, “éstas no son las situaciones en las que están las personas migrantes hoy en día” añade Chiara; quien además menciona que, las y los defensores, organizaciones y activistas están observando: “una política más fuerte de encierro y retorno de las personas”, acciones que “causan más problemas a nivel sanitario”.

De aquí que como organizaciones que forman parte del GTSPM, demanden al Gobierno Mexicano, cesar las detenciones por razones migratorias, a la par de liberar a todas las personas migrantes detenidas en las Estaciones y Estancias Provisionales:

“Justamente hemos estado viendo progresivamente, una política más fuerte de encierro y retorno de las personas que realmente en este momento causan más problema a nivel sanitario. Este comunicado busca llamar la atención real alrededor de cuidar la salud de todas y de todos y en este caso y a considerar de forma muy atenta cuál es la situación de las personas migrantes”.

En ese sentido, explica que la situación es compleja en las fronteras, ya que, a inicios del año, tras la llegada de la última Caravana Migrante del 2020, “las personas que no conseguían atravesar eran directamente detenidas”, medidas de contención y represión que llevaron a abarrotar las estaciones migratorias de todo el sureste mexicano; mientras que, quienes lograron escapar, se refugiaron en las casas y albergues de la frontera, mismos que terminaron rebasando su capacidad de asistencia:

“Sabemos que estas estaciones migratorias han sido un lugar de hacinamiento muy fuerte, entonces sabemos que, frente a esta represión, muchas de las personas que consiguieron escapar se fueron a los albergues y los llenaron. Los albergues que están en déficit de acogida para personas migrantes. En ese sentido, en la actualidad están también más llenos de su capacidad real, por lo cual, hay mucha probabilidad de que vayan a interrumpir en este momento la acogida de más personas por un motivo de prevención por el coronavirus”.

A ello, se suma el cierre de las fronteras norte y sur, de Estados Unidos y Guatemala, decisiones que llevan a México a estar en medio de una situación de “aislamiento” frente a las otras naciones, manifiesta Chiara.

De manera reciente, la organización Médicos Sin Fronteras, hizo un llamado a los gobiernos de México y Estados Unidos, para tomar medidas urgentes para atender la creciente población de migrantes y refugiados. En ese sentido, señalaron que la decisión de Estados Unidos sobre bloquear los procesos de solicitud asilo y cerrar la frontera con México, con la justificación de frenar la propagación del COVID-19, “amenaza la salud y la seguridad de miles de personas que buscan protección internacional en los Estados Unidos y que son obligadas a regresar a México”.

Frente a ello, reconoce Chiara, es vital que se “mantenga la atención respecto a esta situación y permanezcan vigentes las acciones respecto al tema de salud en medio de la contingencia”, a la par de “garantizar el acceso a los trámites migratorios, el derecho a la protección internacional y respetar el principio de la no devolución”, como señala el comunicado del GTSPM.

Sin embargo, considera que esto no tendría ningún valor “si no estuviera asociando a los servicios médicos y a toda la infraestructura necesaria para la correcta atención de la actual contingencia, también, con la población migrante”. E, incluso, haciendo referencia a las leyes vigentes en el país, invita a recordar que la Ley General de Salud en México, en su artículo 77 bis, establece que todas las personas que se encuentran en el país y que no cuentan con seguridad social “tienen derecho a recibir de forma gratuita la prestación de servicios públicos de salud, medicamentos y demás insumos asociados”:

“Más aún en medio de la contingencia por COVID-19, la universalidad, igualdad en atención médica son fundamentales para las personas migrantes y no sólo para la atención médica, sino para la salud de la población. Eso es algo que tenemos que entender y tener claro. Esto sin que tenga por qué parar todos los servicios y la atención de las demandas de refugio, y de la regulación de las instancias de esas personas que están en el país, con las medidas sanitarias”.

Finalmente, aunque el Gobierno Mexicano ha manifestado que “no cerrará fronteras”, señalan las organizaciones en su comunicado, es fundamental que “se garanticen medidas de no discriminación hacia la población migrante y solicitantes de protección internacional” ya que, ellas deben de “tener acceso a la misma información, medidas preventivas y atención en salud que la población local” más allá de su estatus migratorio:

“Nosotros no pedimos otra cosa que se mantenga los derechos a la salud de esas personas respetando las medidas de prevención y protección ya establecidas para las personas en general”, concluyó Chiara.

Con información de ZonaDocs

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo