Corrupción

Hubo justicia selectiva en el caso Salud, reconoció Jueza

No se tiene certeza de que el ex Secretario de Salud haya pagado los 7 MDP como reparación del daño, por ello, la Fiscalía Anticorrupción tendrá que demostrar que este también ocurrió.

En el caso de contratación y pagos irregulares en Servicios de Salud hubo justicia selectiva, reconoció la Jueza Sara Bruna Quiñónez Estrada al dictar la sentencia en contra de María Alejandra Gil Álvarez.

En la última audiencia por el caso, la Jueza escuchó a la Fiscalía Anticorrupción hacer sus alegatos finales, en los que pidió una condena mínima, el pago de 7 millones 775 mil pesos, así como la inhabilitación como funcionaria y el pago de una multa por 13 mil 147 pesos.

También escuchó a la defensa, que reclamó a la Fiscalía solicitar una multa, cuando no investigó ni acreditó que se hubiese hecho un daño al erario, por lo que la Jueza no debía imponer una medida de reparación de daño.

La jueza escuchó y analizó ambas posturas. Luego solicitó un receso de una hora y media para terminar su sentencia.

Fiscalía evidenciada

En su intervención, Quiñónez Estrada dijo que este caso se conoció que sí hubo un grado de afectación grave, debido a que en 2016 se hizo la contratación de la empresa Herramientas Médicas por un monto máximo de 18 millones de pesos para que otorgara servicios de imagenología a pacientes de Seguro Popular.

Eso, señaló la Jueza, sí se hizo de forma irregular porque debió licitarse, pues el argumento que se dio para no seguir ese procedimiento, e irse a una adjudicación directa, no fue el correcto.

Tras esa contratación, prosiguió, se hicieron pagos por un monto mayor a los 14.7 millones de pesos de forma irregular, avalados por la dirección administrativa de Servicios de Salud, que dirigió María Alejandra Gil Álvarez.

Sin embargo, acotó Quiñónez Estrada, no lo hizo sola, sino que hubo otros funcionarios que la Fiscalía perdonó o no ejerció acción penal en su contra, entre ellos.

“Yo también creo que hubo justicia selectiva”, expresó la jueza mientras explicaba su sentencia.

Esa justicia, señaló, no provino del Tribunal, sino de quien omitió hacer las investigaciones y acusaciones correspondientes.

Como ejemplo, citó, se perdonó a Jaime Otáñez García, ex director de Atención Médica de Servicios de Salud, quien también firmó el contrato y participó de forma preponderante para que se hiciera de esa manera, irregular. También señaló que pudo haberse ejercitado acción penal contra otros miembros del Comité de Compras de Servicios de Salud.

Además, recordó que la Fiscalía Anticorrupción fue la que ofreció y pidió que se perdonara al ex Secretario de Salud, Ernesto Echeverría Aispuro, con un proceso llamado suspensión condicional del proceso, absolviéndolo del caso tras pagar 7 millones de pesos como reparación de daño.

La Sentencia

La jueza determinó que tras encontrarse que Gil Álvarez sí es culpable de Desempeño Irregular de la Función Pública, se debía imponer la siguiente sentencia:

  • Prisión por 4 años
  • Inhabilitación del servicio público por 4 años
  • Pago de una multa por 17 mil 529 pesos

No obstante, la jueza estableció que por ser una pena de cárcel establecida en parámetros menores, se decretó una suspensión condicional para que Gil Álvarez evitara tal medida.

Para ello, deberá cumplir con distintas medidas, como un pago en garantía por 10 mil pesos e ir a firmar ante los juzgados de forma periódica para demostrar que se encuentra dentro del País.

Por último, la Jueza dijo que para fijar una reparación del daño, la Fiscalía debe mostrar que sí hubo tal, pues en todo el juicio, que duró alrededor de un mes, no acreditó que hubiese ocurrido como se describió.

Incluso, mencionó, no se tiene certeza de que el ex Secretario de Salud haya pagado los 7 millones de pesos como reparación del daño, por ello, la Fiscalía Anticorrupción tendrá que demostrar que este también ocurrió.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas