Sociedad

Los niños héroes contra el COVID-19 | Estudiantes de medicina dan la cara ante la pandemia

Mientras la UAS ha permitido a sus alumnos desistir de sus deberes en hospitales, muchos continúan asistiendo como voluntarios ante la crisis sanitaria que se vive en Sinaloa.

En México la cifra de infecciones por COVID-19 crece de manera exponencial todos los días, mientras el Gobierno Federal y todas las secretarías estatales se han centrado en la campaña de Sana Distancia, en los hospitales las carencias se hacen cada vez más evidentes, perfilando un colapso que a estas alturas pudiese ser inevitable en el sector salud.

Sinaloa se ha convertido en un foco de contagios de COVID-19. Lo que parecía una situación especial con el caso del Hotel Lucerna hace un mes, es ahora una suceso histórico en el plano local, con cifras tan alarmantes como necesitadas de acciones más eficaces para detener de manera contundente las infecciones.

Mientras la sociedad se debate todos los días el dilema de quedarse en casa, en los hospitales las historias son más tristes de lo que parecen, ante esto tanto médicos del Sector Salud y de la iniciativa privada han manifestado al Gobierno del Estado la necesidad de reforzar las medidas de atención y mejorar los equipos de los nosocomios.

Así, los estudiantes de Medicina que se encuentran realizando pasantías se han encontrado con un suceso histórico que ha marcado de manera extraordinaria su formación como médicos. Algunos descubriendo que no solo se trata de la vocación, sino de la necesidad de sentirse seguros para desempeñar su labor como profesionistas.

Entrevistamos a 4 estudiantes de medicina, que de manera anónima nos han platicado cual ha sido su experiencia ante la pandemia, las necesidades y precariedades que viven en el sector salud y la sensación desesperanzadora que s vislumbra ante el COVID-19.

Soy médico pasante del servicio social, MPSS. Presto mis servicios como médico pasante en un hospital público de Culiacán, donde desde el inicio de esta contingencia hemos recibido múltiples pláticas y asesorías sobre temas varios cómo: equipo de protección personal y TRIAGE respiratorio.

A pesar de esto el miedo a infectarnos no ha disminuido, y no sé si hable por todos, pero sí por la gran mayoría de mis compañeros, el miedo a infectarnos es más que nada por la probabilidad de infectar a nuestras familias que en su mayoría están compuestas por personas con crónico degenerativos y niños.

Por parte de la universidad no hemos recibido ningún comunicado salvo el de retirar a los médicos internos de pregrado (MIP) de todos los hospitales.

Como parte de mi pasantía laboraba en el área de tocovaloración, pero por el retiro de los médicos internos, estaré como apoyo en el área de urgencias así como en TRIAGE no respiratorio.

La situación actual del país y por lo tanto del estado es difícil, y más que nada por la desinformación e ignorancia que sigue habiendo con respecto a COVID-19. Por ejemplo del hospital a mi casa tomo dos camiones y todos los días le digo a mi madre que la gente sigue haciendo compras no necesarias/vitales en el centro, que las personas en el camión no respetan los lugares marcados para fomentar la sana distancia, mis vecinos siguen haciendo sus fiestas los fines de semana, algunos familiares siguen saliendo de viaje… en fin, no da gusto arriesgar tu vida y la de tu familia yendo a trabajar todos los días al hospital viendo cómo las personas ni siquiera son capaces de hacer algo tan simple como quedarse en su casa.

Anónimo.

En un comunicado emitido por el Consejo de Salud de la UAS se informó que se tomarán las mismas medidas que el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para resguardar la integridad de los estudiantes, retírándolos de sus hospitales. En el caso de la UAS, se estableció que hay 734 alumnos distribuidos en 47 sedes: 22 hospitales estatales, 24 hospitales nacionales y 1 hospital en Houston, Texas, Estados Unidos.

Antes del servicio hice el Internado de Pregrado en un Hospital general también de SSA. Las carencias de medicina, material de protección y médicos especialistas son enormes. De tal grado que al acudir un paciente a urgencias, el familiar tiene que comprar desde la jeringa, solución, medicamento, suturas, gasas, etc. Para poder hacer cualquier procedimiento o el simple hecho de canalizar.

Actualmente estoy en una zona rural y la desinformación aún que esté un poco lejos de la ciudad, es opcional. Ya que la mayoría cuenta con celulares e internet. Puedo asegurar que están al tanto de lo que sucede pero como en muchas partes del país, no se toman las medidas de protección de ellos ni para nosotros.

Somos médicos de primer nivel, promovemos la educación y prevención más que nada, damos pláticas sobre todo tipo de temas: prevención de cáncer de mamá, de próstata, diabetes, hipertensión etc.  Se les explicó a casi toda la comunidad sobre los riesgos del COVID-19 y como cuidarse.

Acudir al centro de salud en caso de urgencia, dimos citas de control (surtimos el poco medicamento que tenemos) a pacientes diabéticos e hipertensos por 2 meses ( ya que van mes con mes). Entre otras cosas. Pero aun así, no se concientiza, nosotros como trabajadores de salud no contamos con NINGÚN tipo de protección y no se nos permite suspender actividades.

Desde nosotros comprar nuestros cubre bocas, desinfectantes, guantes, etc. Tampoco podemos negar la consulta, solo tenemos como indicación: Pacientes sospechosos (rinorrea, cefalea, tos seca, etc) marcar al tal número y mandarlos a su casa.

No se nos tenía permitido informar sobre casos sospechosos de COVID-19, si no con diagnóstico de  resfriado común/ faringoamigdalitis. Para no crear pánico, eso hasta la semana pasada.

Lo triste de eso es que estoy tan acostumbrada a la escasez y mal manejo del sector salud, que no me asombra que esto se nos salga de las manos.

Acepto que más que mi salud estoy preocupada por la de mi familia, ya que ir al servicio social aún que vaya y regrese solo a mi casa. Tienen el mismo riesgo que yo de enfermarse. Hago todas las medidas que están a mi alcance, pero si decido no asistir no me liberarán por lo que no me podré titular. Entonces los médicos pasantes estamos amarrados forzosamente a cumplir con nuestra obligación siendo aún alumnos de la UAS.

Anónimo.

Aunque la UAS ha permitido a los alumnos que están realizando su internado abandonar sus labores, existen otros como los pasantes y residentes quienes no son contemplados en el comunicado.

Nosotros no contamos con beca, ni seguro de vida ni con ningún tipo de apoyo al contrario nosotros de nuestro bolsillo apoyamos en lo que más podemos a nuestra plaza de servicio social y en situaciones como la pandemia si la universidad lo desea nos mandará a brindar nuestros servicios.

Es frustrante el hecho de que la universidad quiera disponer de sus estudiantes que cabe destacar aún no contamos con cédula profesional, para el apoyo de la pandemia, nosotros fuimos asignados a una plaza y si bien cumplimos con nuestra labor en el lugar no es justo que dispongan de nosotros solo por el hecho de formar parte de la universidad. En la UAS cada año salen en promedio 800 medicos generales.

Médicos existen muchos, lo que hacen falta son oportunidades, un sueldo digno, mejorar las condiciones de salud para nosotros y la UAS a tomado una postura sumamente incorrecta al disponer de nosotros ante esta contigencia de salud, no nos ofrecen nada y nos piden mucho de nuestra parte.

Es frustrante el hecho de que si la facultad lo requiere nos enviaran a nosotros por ser prestadores de servicios ya casi médicos, ya nos comentaron que de ser necesario el médico pasante siempre tiene que estar a la disposición de ayudar y es obligatorio, pero bien sabemos que no contamos con nada de insumos ni capacitación para este tipo de casos.

Muchos de mis compañeros que se encuentran en comunidades continúan en el rancho que se les asignó y no tienen ni cubrebocas.

Los programas tanto IMSS como SSA no los están apoyando en ese aspecto y mucho menos en dejar de asistir aunque esto llegue a prolongarse más y ser aún peor ellos están hasta el momento obligados a ir.

Tengo conocidos de grados menores de la facultad que se han ofrecido para ayudar en la situación actual que estamos viviendo pero para ser sinceros ni los mismos médicos especialistas tienen el conocimiento adecuado y las medidas necesarias como para realizar su labor sin llegar a tener que exponerse, mucho menos está preparado un alumno de la facultad que aun no cursa su internado medico.

Los médicos pasantes con los que he hablado de por si estamos ansiosos por el examen de especialidad que es en unos meses realizaremos, sumándole el hecho de los que siguen en comunidades con poca seguridad, falta de recursos y toda la situación.

Anónimo (Entrevistado antes del comunicado de la UAS)

Apenas ayer, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, realizó la propuesta de que los estudiantes universitarios que se retiraron de hospitales públicos por falta de medidas de protección ante contagio de COVID-19 se acerquen a colaborar con el sistema de salud en áreas de menor riesgo, incluyendo hospitales donde no se trate el nuevo coronavirus.

En mi experiencia personal, cuando se empezó a hablar un poco más sobre la pandemia, estábamos informados y teníamos el conocimiento de que en las pandemias son crisis sanitarias a nivel mundial, a veces se nos va un poco el concepto entre epidemia o pandemia y nosotros como pasantes lo vemos como algo muy lejano, sin idea de que puede pasar algo grave.

Hay carencia de recursos para poder tomar (de acuerdo a la evidencia científica) las medidas correctas de prevención, yo veía en la tele sobre la pandemia que en otros países de Europa crecían los números de infectados y muertos, pero no calculaba el impacto que entredía en México o Sinaloa.

Cuando entró la fase 1  aquí en México, pensé que era algo normal, pensaba que era normal que la gente se infectara. Nuestro temor, como humanos todos sentimos miedo, realmente cualquiera puede ser un vector y llevarte la enfermedad a casa y trasmitirlo a las personas con las que convives, el temor es que la UAS no tomó medidas para cuidar nuestra salud, si hubo medidas, pero no lineamientos claves sobre el protocolo a seguir.

En su momento el encargado de Servicio Social de la UAS especificó que se iban a  cancelar clases y que solamente se iban a quedar en hospitales los internos y pasantes que se necesitaran, pero lo que estamos en comunidades no se nos dio respuesta alguna y la  universidad se fue de vacaciones.

Fue un  periodo muy corto entre la fase 1 y la fase 2, una frase de trasmisión comunitaria, el presidente prolongó demasiado la fase 1 y fue la OMS la que casi obligó a México a entrar a fase 2. Y hace poco Lopez-Gatell señala que estamos a nada de entrar a fase 3. El gobierno no se preparó para prevenir y se están empezando a abarrotar los hospitales.

La gente no entiende que no es una mentira, que hay historia donde las enfermedades azotaban a las poblaciones y que no se necesitan miles de casos al mismo tiempo para hacer que un hospital colapse.

Nosotros estamos a la espera de ver cómo se va a poner esto, para que la universidad reaccione y si nos entra un dilema como médico y como ciudadano, literalmente me van a dejar que vaya a una guerra sin lo esencial para protegerme, puede parecer exagerado, pero cuando lo vives de cerca y dices soy humano, tengo familia y no quiero que se enfermen, es una mentada de madre ver que las medidas no están siendo las indicadas y las personas no acatan las indicaciones.

Ahorita en el sector salud si llega una persona sospechosa, que cumpla con criterios, le das medidas, le mandas tomar un laboratorio que no es nada específico y lo mandas a su casa.

Anónimo (Entrevistado antes del anuncio de la UAS)

Así, mientras la UAS ha permitido a sus alumnos desistir de sus deberes en hospitales, muchos continúan asistiendo como voluntarios ante la crisis sanitaria que se vive en Sinaloa, uno de los focos de contagio de COVID-19 más grandes en México, donde a la fecha se registran 14 muertes y alrededor de 150 contagios.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas