El cuidado de los espacios públicos es responsabilidad de todos los ciudadanos, pero ante la contingencia por COVID-19 se requiere un esfuerzo mayor para lograrlo y en el caso del Parque Las Riberas es necesario continuar las labores del Gobierno de Culiacán para mantener en condiciones adecuadas este emblemático centro recreativo, siempre aplicando la debida prevención y de manera voluntaria.

Así lo expresó el director de dicho parque, Dan Santos Valadez, quien indicó que no es posible dejar de brindarle mantenimiento como lo es en las áreas verdes además que al detener los trabajos sería susceptible a daños en su infraestructura.

Asimismo, precisó que por el contrario la instrucción del alcalde Jesús Estrada Ferreiro, es reforzar las medidas de seguridad y en este momento se cuenta con el apoyo de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, quienes exhortan a los ciudadanos que aún acuden al parque a retirarse y permanecer en sus casas.

En el caso de la Isla de Orabá y el Parque Acuático que también permanecen sin acceso al público ante la medida de restricción de acceso en áreas recreativas, comentó que de igual manera se cuenta con personal que realiza sus labores.

Resaltó que como empleados municipales se requiere ahora más que nunca brindar apoyo, en especial porque dio inicio la jornada de sanitización implementada por el presidente municipal la cual contempla la desinfección en espacios públicos como este y lo cual se hará con la debida precaución.

Aseveró que actualmente ya se siguen las medidas preventivas indicadas por el Sector Salud y se trabaja de manera individual para reducir posibles contagios, además los empleados cuentan con cubrebocas, guantes y portan uniforme de manga larga para su protección.

“No se está exigiendo que realicen trabajo más allá del que realizan habitualmente, solamente el compromiso que ya existe, que cumplan con su horario normal y hagan las actividades que normalmente realizan”, precisó.

El funcionario municipal recalcó que el compromiso es voluntario y hay plena consciencia de que algunas personas no pueden laborar en este momento debido a que sus condiciones los hacen vulnerables al coronavirus y precisamente por ello se les ordenó resguardarse en sus casas, en tanto que se vigila que el personal que permanece en funciones se encuentre bien de salud y aplique la debida prevención por el bienestar propio y de todos.