Música

Tres canciones para dar jaque mate al COVID-19

Cuando estaba en la secundaria, por hay del 2001, mi papá me llevó a un concierto de El Tri en Mazatlán. En ese entonces era muy fan de Alex Lora gracias a mis primos mayores y a la tremenda prosa del Alex en los intros de cada canción del disco Sinfónico. Recuerdo que en algún […]

Cuando estaba en la secundaria, por hay del 2001, mi papá me llevó a un concierto de El Tri en Mazatlán. En ese entonces era muy fan de Alex Lora gracias a mis primos mayores y a la tremenda prosa del Alex en los intros de cada canción del disco Sinfónico. Recuerdo que en algún momento del show, el vato sacó una pelota de fútbol y dijo “la música es un deporte, practícalo…” y le pegó una patada al balón. 

El deporte musical es muy bondadoso y se puede adaptar a cualquier arte y ciencia. Por ello, hablaré de 3 canciones en español de diferentes géneros donde hablan de otro deporte: el ajedrez.

Para algunos, el ajedrez es un simple juego aburrido donde solo vez piezas en un tablero. Para otros, es la vida misma.

Ven estética tanto en su forma por su tablero y piezas, como en el juego estratégico. Algunos logran desarrollar teoría y otros crean obras arte. Algunos compositores han hecho uso de algunas metáforas y analogías con este juego…

…repasemos:

El Tri – Difícil

Alex Lora en su canción Difícil, fue la primera canción donde escuché una metáfora sobre el ajedrez: 

La vida es como un juego de ajedrez, 
todos le quieren hacer jaque al rey, 
pero es difícil, la primera vez…

En primera instancia, se entiende lo que el zancudo del rock quiere decirnos, uno quiere ganar, quiere pegarle al de arriba, pero es complicado, a veces hasta imposible. Sin embargo, me da un poco de cringe, el hecho de que el término correcto es “dar jaque mate” o simplemente “dar mate”. Dar jaque, es solo poner nervioso al rey, amenazarlo, dejarle una alternativa de que alguna de sus piezas pueda protegerlo o este pueda huir. La palabra jaque viene del árabe shah, que significa jeque o jefe y cuando se complementa con mate, el rey se pone perplejo y termina el juego.

Después de todo, la canción nos da una enseñanza que puede aplicarse tanto en el juego como en la vida. Y claro, la primera vez que quieres dar jaque mate al rey es difícil ya que tienes que tienes que aprender a usar tanto las piezas como el tablero y más si hay límite de tiempo. Veamos, por ejemplo, a Gary Kasparov, campeón mundial de ajedrez (1985-2000):

Gary Kasparov ahoga a su oponente en una posición ganada. El término “ahogar” significa que deja a su oponente sin posibles movimientos, por lo que la partida no puede continuar y termina en empate.

Danny Ocean – Swing

El dembowero venezolano en su canción Swing también hace una simpática metáfora sobre el juego de las 64 casillas:

Es complicado verte
Verte, olerte y pasarte a un lado y querer detenerte
Ay, qué complicado, esto e’ demasiado
Pero como el ajedrez
La reina cae alguna vez

Quien sepa el valor y los movimientos de la reina (o dama) encontrará muy curiosa la metáfora y la entenderá. Cabe mencionar que es la única que puede moverse libremente sobre el tablero imitando los movimientos de las demás piezas, a excepción del caballo. Si ponemos a una dama y a un rey de bandos contrarios en el tablero, es sabido que el rey no puede acercarse, ni oler, ni poder detener a la dama, sería su propio suicidio, incluso es un movimiento ilegal. 

Sin embargo, como se menciona en la canción, la dama cae alguna vez. Y la única forma de que pueda caer ante el rey, es que esta cometa un error. Si la reina se coloca junto al rey, sin estar protegida por alguna pieza de su bando, puede caer. Por otro lado, cuando reina y rey son del mismo bando, al final del juego pueden bailar un dembow como el de Danny Ocean. ¿Cómo? Coordinándose, hasta acorralar al rey contrario y acercándose un chin-chin, juntos le dan un mate:

Gary Kasparov logra, a pesar del tiempo, que la dama y el rey puedan bailar un swing y dar mate al rey de Kramnik en 1994.

Los pericos – La hiena

La última canción es un ska-reggae argentino y empieza así:

Pudiste ser mejor
de lo que eres ahora
Quisiste ser el rey
al que todos imploran
Será mejor que te enteres que
de nada sirve condición
tu caballito no va a galopar

La letra en esta canción habla de la ambición y cómo queremos ser el mejor, incluso llegando a realizar un juego que disgusta. La soberbia puede ser traicionera, puede estropear la concentración y hacerte cometer errores que llevan a la derrota. Aquí la imagen que más me gusta es la del caballito que no va a galopar. La pieza del caballo es una de las más interesante porque tiene un movimiento singular: su desplazamiento en L y su capacidad para saltar las piezas. Sin embargo, existe un juego táctico en el que la pieza está “clavada”, lo que significa que esa pieza no puede moverse porque protege a una más importante, como lo puede ser el rey o la dama. 

Esto sin duda, causa cierta frustración ante la impotencia de no poder moverse y me recuerda a una partida disputada entre el campeón mundial actual de ajedrez, Magnus Carlsen (piezas blancas) y el chino, Ding Liren (piezas negras) en la copa Sanfield 2019.

He aquí la posición final.

En el primer tablero, Magnus ya amenaza el jaque mate colocando su dama en f8. Sin embargo, Ding Liren impide el mate bloqueando la diagonal a la dama en e7 (tablero 2) y además amenaza un jaque mate irremediable ya que su alfil abarca la diagonal haciendo una buena mancuerna con la torre. Cabe mencionar que el caballo de las blancas está clavado ante el alfil de la columna f ya que protege a su rey. Ante ese espléndido y sutil movimiento de Liren, el noruego campeón del mundo se rinde. El ajedrez nos demuestra en esta partida que no importa cuántas y qué piezas tengas en el tablero, si sabes moverlas en conjunto puedes crear combinaciones ganadoras.

arnulfo valdez oleta

Arnulfo Valdez Oleta. Músico, poeta y consultor político.
[email protected]
IG: @arburritodemachaca
Himenmag.com

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas