Tema de la semana

Tema de la semana | ¿Cómo despedir al Covid-19 e iniciar la recuperación económica?

¿Qué se está haciendo para alcanzar el objetivo de contener y reducir la incidencia de Covid-19 en Sinaloa, más allá de las medidas restrictivas?

En entrevista que el diario Noroeste publicó el viernes 15 de mayo, el Gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, declaró que lo peor de las consecuencias de la pandemia por coronavirus está por venir, refiriéndose al panorama económico con crisis en las empresas y el empleo que estas generan, finanzas públicas complicadas, caídas en la recaudación y la exigencia de ayuda de sectores poblaciones más pobres.

Tres días antes, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, había afirmado que en Sinaloa, sobre todo en Culiacán que es el mayor foco de contagios, el Covid-19 procedía al descenso tras haber alcanzado el pico de nuevos casos el 18 de abril. Esto previo a que el Gobierno Federal diera a conocer que el 18 de mayo inicia en el país el retorno a la “nueva realidad” con el regreso escalonado de la población a sus actividades según se la incidencia en las regiones que habitan.

De esta manera se postularon dos realidades por parte de la federación y estado. Una, empujada desde Palacio Nacional que habla de que vamos de salida en la emergencia sanitaria; otra que se materializa en las entidades con la presencia de la enfermedad a niveles preocupantes, como es el caso de Sinaloa, donde de un día a otro se reportan nuevos fallecimientos e infectados por Sars Cov-2.

La realidad del centro reitera que salen sobrando medidas como la sana distancia y el quédate en casa y que una vez que empiece la fase de recuperación la semana próxima el Gobierno Federal dejará de hacerse cargos de la situación en los estados y corresponderá a las autoridades locales la determinación de las acciones a tomar.

Es este el contexto que hunde a los mexicanos, particularmente a los sinaloenses, en intervalos de confusión, dudas y miedo. El comportamiento estadístico del coronavirus y la imprecisión del cómo y cuándo llegará la “nueva realidad” da pie a interrogantes que sin ser atendidas hasta el momento fortalecen la percepción de que el gobierno carece de las respuestas.

1 ¿Qué se está haciendo para alcanzar el objetivo de contener y reducir la incidencia de Covid-19 en Sinaloa, más allá de las medidas restrictivas? La respuesta debe aportársele a la población con resultados medibles, transparentes y verificables siendo claro también en qué porcentaje el esfuerzo corresponde al gobierno, a la población y a la ayuda del sector privado.

2 ¿Con qué capacidad instalada, recursos financieros y personal del área de la salud se le está haciendo frente a la todavía preocupante embestida del coronavirus? Esto se enmarca en lo correspondiente a la aplicación de pruebas de detección suficientes, sostener disponible al menos el 40 por ciento de la capacidad hospitalaria en cuidados intensivos y transparentar al día el estado de la pandemia, para asumir las medidas que resulten necesarias.

3 ¿Cuáles son las oportunidades con que cuentan los sinaloenses que necesitan ayuda ya sea para atender la enfermedad o paliar las derivaciones del confinamiento o desempleo? Cada ciudadano debe conocer la ayuda disponible en Sedesol, Ayuntamientos u otras instituciones y visibilizarse los procedimientos de auxilio de igual manera para los contagiados, los que están en aislamiento o los que perdieron la fuente económica de sustento.

4 ¿Cómo debe ser la recuperación? Simultáneamente con las acciones de salida del coronavirus deben socializarse las medidas de reactivación económica fundadas en el conocimiento del impacto sobre las actividades y sectores productivos y las plantillas de trabajadores, sin poner en riesgo lo ya avanzado. El plan de reactivación deber ser gradual conforme lo permita el estado del Covid-19, con gran responsabilidad de parte de gobierno-empresarios y trabajadores.

5 ¿Quién financiará los esfuerzos de reactivación? El Gobierno y el Congreso del Estado están llamados a ser protagonistas proactivos en el Acuerdo por Sinaloa sentando consensos para abrir las mayores y mejores oportunidades de normalizar el progreso y la salud pública. Es esencial que en cada fase de la reactivación económica exista la avenencia para facilitar el acceso créditos blandos y a largo plazo, desburocratizar los apoyos, fortalecer la transparencia en el otorgamiento de estos y lograr la recuperación del financiamiento en cuanto las condiciones lo permitan.

Planear la ayuda en estricto apego a cómo evolucione la emergencia por Covid-19 en Sinaloa, con la condición intrínseca de rendición de cuentas, es la ruta más fiable y clara por la cual el gobernador Quirino Ordaz Coppel, los 18 alcaldes y los diputados de la 63 Legislatura pueden guiar hacia las salidas de emergencia que todavía se muestran poco perceptibles.

Visibilizar, transparentar, disciplinar, consensuar, concientizar e implementar son las contraseñas de acceso a soluciones viables en momentos en los que la crisis por coronavirus debiera ceder y la reactivación económica convertirse en un proceso transitado con unidad, orden y esfuerzos compartidos. Luchar juntos para remarcar la línea que marca el fin de la enfermedad y el comienzo de la recuperación en Sinaloa.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas