Sociedad

¿Nos está cambiando la pandemia? | Otras formas de querernos

‘Después del confinamiento poco a poco las personas irán buscando la maneras de interactuar’.

Después de la pandemia el mundo no será el mismo, aunque las ansias de todos los sectores de la población se están volcando a la necesidad de regresar a la normalidad que conocíamos antes de la propagación del virus, expertos aseguran que el mundo que quedará una vez controlada la situación será muy distinto al que conocemos, mucho más enfocado en las relaciones y eventos digitales.

Se originaran nuevos mecanismos para relacionarnos entre humanos y evitar lo más posible el contacto, aun terminada la pandemia, esa es la opinión de investigadores de la salud y confirmada por Antonio Guterres, secretario General dela ONU, quien confirma que se deberán crear mecanismos de regulación para que todo ese desarrollo del mundo digital sea hecho en beneficio de la humanidad y que los riesgos que existen, y que son bien conocidos, sean evitados.

En el terreno local, el sinaloense y particularmente el ciudadano culichi es conocido por su fraternidad y cercanía con sus seres queridos, es por eso que el reto de la pandemia ha sido más difícil de lidiar para esta población, que ha roto las reglas de Sana Distancia y que ha tenido que adoptar medidas especiales por parte la autoridad, como lo es la Ley Seca.

Mientras el trabajo en algunos sectores de producción económica se han adaptado de forma paulatina, pero aún lenta, a las nuevas formas de interacción, las relaciones personales parecen resistirse a la idea de que ahora las plataformas de videoconferencia sustituirán por un largo periodo a las reuniones entre amigos o a las citas románticas.

Conversamos con 5 culichis de diferentes sectores de la ciudad y algunas de sus sindicaturas sobre los cambios más evidentes en su rutina a partir de la pandemia, sobre las medidas que esperan y las que desean continuar una vez terminado el periodo de distanciamiento social, siendo el regreso del contacto físico una de las más anheladas.

LO DIJO:

“Lo que más extraño es abrazar a mi novio, me la he pasado encerrada con mi familia y así no he resentido tanto la cuarentena, pero tengo ya más de dos meses que no lo veo y lo extraño, quiero darle un beso”.

Alicia, 25 años.

Expertos en relaciones humanas de todo el mundo convergen en la idea de que el estilo de vida generado por la pandemia modificará la forma en que las personas viven sus relaciones.

La psicóloga Lucia Lorenzana señala que los reencuentros posteriores a la pandemia estarán enmarcados por sensaciones de temor y necesidad, por un lado las personas se condicionarán con el hecho de si deben o no saludarse de abrazo, de beso o de mano y por el otro las ganas incontenibles de correr a abrazar o besar.

Las plataformas digitales de comunicación y las redes sociales se convertirán en un elemento importante para la interacción de pareja, en mayor medida de la que ya tenían previamente a la pandemia. Las relaciones que lograron sobrevivir al distanciamiento, sobre todo las más sólidas, será una oportunidad para volver a empezar. La edad de las parejas y el tiempo que lleven juntas serán variables que actuarán a favor o en contra de la manera en la que se desarrolle la relación.

LO DIJO:

Mi novia me terminó a la segunda semana de cuarentena, tuvimos un problema por redes sociales y ya no hemos vuelto a hablar, íbamos empezando la relación cuando todo esto inició. Yo en el fondo sabíamos que no íbamos a durar separados porque desde el inicio estábamos más acostumbrados a vernos en persona que hablar por whatsapp o videollamada’.

Rogelio, 27 años.

Sexualmente distantes

Aunque la pandemia hay causado un evidente despertar sexual en las personas, sobre todo de quienes eran más sexualmente activas y que se han visto más desinhibidas en redes sociales, los encuentros de este tipo de manera física tendrán que esperar.

“Después del confinamiento poco a poco las personas irán buscando la maneras de interactuar. Las parejas que se ven constantemente no tendrán tantos problemas, como las parejas que dejaron de verse por más de 30 días”, señala Lorenzana.

Hace unas semanas el medio español El País publicó un especial donde distintos expertos hablaban de cómo la crisis sanitaria provocada por el Covid-19 iba a cambiar al mundo en diferentes ámbitos. El confinamiento mostró una división entre quienes viven solos y quienes cuentan con una persona importante para interactuar. “De repente estar soltero no era un estilo de vida, sino un decreto impuesto a las personas obligadas a vivir la falta de relaciones sexuales y calor humano. Seguramente esta experiencia de aislamiento obligatorio y lo que ello entraña (el celibato forzoso) hará que aumente el número de personas que quieran establecer vínculos estables y con sentido”, señala la directora de estudios de la Escuela de altos estudios de ciencias sociales en París y profesora de sociología de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Eva Illouz.

Las emociones después del COVID-19

Las personas saldrán con nuevas visiones del mundo luego de este proceso, ya sea por las pérdidas humanas o materiales, tal vez incrédulos de la autoridad, con temor a vivir otro episodio como el de los pasados meses o con la fortaleza y seguridad que brinda la soledad en su formación personal.

El estrés y la ansiedad propios de los tiempos de pandemia generarán una serie de sentimientos negativos al terminar la cuarentena, desde depresión hasta cuadros violentos e irritabilidad ante cualquier cambio evidente en la rutina.

Lo ideal es no esperar encontrarnos con el mundo que dejamos en febrero, sino estar abiertos a la oportunidad de reconstruir esa realidad a través de la disciplina y de todas las herramientas que surjan para conseguir mantener vivas nuestras relaciones aunque se tengan que idear otras formas de querernos.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo