Seguridad

Tumban dron para buscar a personas desaparecidas en Culiacán

Ese dron que perdieron costó más de 20 mil pesos y la colectiva lo usó para hacer mapas y búsquedas de personas desaparecidas. Ahora seguirán, porque aseguran que no se detendrán pese a este tipo de ataques.

Dentro de esa laguna, la que está en Las Coloradas, un lugar al sur de Culiacán, Sinaloa, quedó el dron que tomaba las fotos para buscar a Jesús Ignacio Aragón Retamoza.

Apenas duró 10 minutos en el aire, cuando sonó un disparo y dejó de recibirse la señal del aparato que transmitía imagen a un teléfono celular con el que era manejado por la colectiva Sabuesos Guerreras, integrada por más de 300 mujeres y hombres que buscan a personas desaparecidas.

“A su madre le dieron un punto en el que le dijeron dónde habían tirado a su hijo que está desaparecido desde hace casi dos años, y fuimos a explorar en ese lugar, en una laguna”, contó María Isabel Cruz Bernal, líder de la colectiva y quien busca a su hijo Yosimar García Cruz.

“Empezamos a analizar preguntándole qué le habían dicho, qué era y cómo estaba, que es logística para encontrar los restos, si es que estaban ahí, y pensamos en aventar el dron para que nos dé más amplia la imagen para saber cómo le podíamos hacer”.

El disparo fue certero, bastó uno solo para que el aparato que fue comprado con donaciones de una Fundación Judía cayera en el agua.

Eso ocurrió el 27 de mayo, cuando 15 mujeres de Sabuesos Guerreras decidieron salir y acompañar a la madre de Jesús Ignacio.

“No sabemos de dónde salió, porque estábamos muy cerca de una colonia y de ahí vimos que nuestro dron empezó a bajar hasta que cayó al agua”, señaló Cruz Bernal.

“Corrimos a ver si podíamos sacarlo, pero no lo encontramos, porque nos dijeron los que vivían cerca de esa laguna que tiene profundidad”

Las mujeres buscaron a alguien que pudiera ayudarles y encontraron a un pescador que tiró una red por el lugar donde vieron que el aparato se hundió.

El hombre repitió su búsqueda por más de 10 minutos y las mujeres decidieron parar.

“Vimos gente extraña y preferimos parar por nuestra integridad, por nuestras vidas”, dijo la líder de Sabuesos Guerreras.

Ese dron que perdieron costó más de 20 mil pesos y la colectiva lo usó para hacer mapas y búsquedas de personas desaparecidas. Ahora seguirán, porque aseguran que no se detendrán pese a este tipo de ataques.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas