Ciudadania

Sin perder El Sazón | Cuando cerrar no era una opción

‘A diferencia de Culiacán, acá siempre vemos las cosas como aparte, como si no nos fuera a pasar nada. Hasta que no hubieron casos en Eldorado, sentimos que podía afectarnos’.

La pandemia por el COVID-19 no solamente ha generado diferentes problemáticas en el Sector Salud, también en materia económica, principalmente para las pequeñas y medianas empresas que tuvieron que parar labores.

Dentro de esta realidad que ya supera los dos meses, muchos negocios que cerraron no volverán a abrir sus cortinas debido a las pérdidas y deudas que generaron en este lapso, siendo un gran número de estos empresarios jóvenes emprendedores que apenas iniciaban.

Entrevistamos a Jesús Aguirre, un joven de 28 años que se ha resistido a cerrar su restaurante debido a la pandemia, puesto que bajar las cortinas significaría no volver a abrirlas, ya que el negocio que comenzó hace apenas un año, comenzaba a rendir frutos y a popularizarse en la sindicatura de Eldorado.

LO DIJO:

‘Tenemos un año las dos meses y empezó en el mes de abril, cumplimos un año en medio de la pandemia, lo iniciamos en familia, en nuestra familia siempre habíamos tenido pequeñas ventas de comida, al principio pensábamos en una cafetería, pero luego viramos hacia algo más tradicional, por el tipo de público que hay acá en Eldorado’.

Jesús Aguirre. Emprendedor.

Una oportunidad ‘para llevar’

Jesús asegura que la venta a domicilio ha funcionado de maneras diferentes debido a que sus clientes frecuentes que visitaban el local se han adaptado a este sistema y a la vez han recomendado el lugar a sus conocidos.

Ha encontrado una oportunidad de buscar nuevos mecanismos de venta a través de la promoción en las redes sociales, también ha tenido que virar la presentación de sus platillos a la idea de que el sazón del restaurante se mantiene aun cuando se pide para llevar.

También comenta que al tratarse de una población no tan acostumbrada al uso de redes sociales para informarse o pedir comida ha visto una gran aceptación, por parte de sus clientes, que además son adultos jóvenes y mayores, quienes preferirían ir al local que hacer un pedido a domicilio.

‘Es un caso muy curioso, porque hasta que la gente no entendió que se trataba de algo real, comenzaron a retirarse. A diferencia que en Culiacán, acá siempre vemos las cosas como aparte, hasta que no hubieron casos en Eldorado, sentimos que podía afectarnos’.

Estamos para atender… a como sea posible

Recuerda que cuando inició el negocio adaptarse sería la tarea más difícil, puesto que la competencia era dura y querían ofrecer todas las oportunidades para que el cliente se sintiera más cómodo.

‘A todos nos ha afectado’ sentencia. Luego de conversar con otros jóvenes empresarios de la localidad y proveedores, señala que ha sido un tiempo difícil para todos y que ha visto cerrar algunos, lamentando que ahora la variedad de opciones para la población de la sindicatura se verá reducida.

‘Desde el momento en el que empezaron a limitar las operaciones de las restaurantes sentimos un bajón en las ventas, en nuestro primer año, apenas nos posicionábamos. Considere cerrar, claro que sí, pero sabía que de cerrar ya no hubiera podido haber abierto’.

La difícil tarea de ser popular

Al estar dirigidos a un público mayor y no tan joven creo que esa ha sido la principal barrera, señala el emprendedor.

El posible regreso de las personas a las calles para él es bueno y malo. Bueno porque la economía de los negocios comenzará a fluir y habrá más derrama económica para él y sus compañeros, pero también siente que no es el tiempo para regresar a la normalidad cuando las cifras de contagio no logran aplacarse.

“Será un prolongado lapso de adaptación tanto para nosotros como para nuestros clientes”, puntualiza.

Ni nueva ni vieja, no habrá normalidad

‘De no haberse presentado la pandemia ahorita estuviéramos alcanzado las cifras soñadas cuando comenzó este proyecto. Será un recuerdo agridulce, en estos dos meses hemos tenido más pruebas que incluso cuando comenzó todo esto’.

Para él no habrá un ‘nuevo normal’, iniciando clases y cuando regresen los trabajadores comenzarán a hacer las cosas diferente, no será una normalidad, porque el proceso de adaptación será difícil, prolongado y cambiante.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas