Corrupción

Quirino mandó construir estadio de futbol en Mazatlán con empresas inexpertas y les pagó en exceso

La Auditoría Superior del Estado ordenó que se investigara a funcionarios por posibles omisiones en la contratación y supervisión de la obra, pero la Secretaría de Transparencia y Rendición de Cuentas no ha sancionado a ningún servidor público.

Fotografía: Cortesía Gobierno del Estado

Fotografía: Cortesía Gobierno del Estado

El balón de Primera División del futbol mexicano ya rodará en Mazatlán, después de que la empresa Atlético Morelia S.A. de C.V. diera el sí al Gobierno de Sinaloa para mudarse de ciudad y a un estadio nuevo, el cual se construyó por empresas inexpertas que hicieron cobros en exceso.

Lea también: Atlético Morelia hace oficial su cambio a Mazatlán

La Auditoría Superior del Estado (ASE) detectó en 2017 y 2018 una serie de irregularidades en torno a la construcción del estadio, enmarcadas en el primer contrato hecho con las empresas asociadas Meprosa Construcciones, Dunn Arquitectura Ligera y Mecanizaciones y Proyectos por costo de 459 millones 633 mil 296 pesos.

La primera irregularidad se observó en la auditoría aplicada en 2017, sobre la inexperiencia de las firmas para construir estadios, pues ninguna lo había hecho y, sin embargo, la Secretaría de Obras de la Administración quirinista prefirió darles el proyecto en una licitación en la que solamente participaron dos grupos empresariales.

“Se observa que 3 (tres) de los contratos presentados cumplen con el importe requerido, sin embargo, en dos de los mencionados contratos los trabajos que se especifican son referentes a la construcción de cubiertas a base de estructuras metálicas y cubiertas con membranas en estadios de futbol en los cuales no se especifica la capacidad del número de aficionados”, señaló la Auditoría de 2017 a la Secretaría de Obras Públicas en el resultado 215.

“Y el tercer contrato señala trabajos realizados referentes a la construcción de silos para granos, lo cual no tiene relación alguna con trabajos ejecutados en estadios de futbol; por lo que no se cumple con lo señalado en los documentos antes mencionados, por tal motivo, la propuesta debió haber sido desechada”.

El otro grupo empresarial que compitió fue Constructora Hirva, que fue descalificado por no presentar todos los documentos requeridos, no incluir el cálculo del factor salarial real y los programas de obra y listados de insumos estuvieron en cero o ilegibles.

Sin embargo, la Auditoría Superior del Estado detectó que el grupo empresarial ganador tampoco cumplió con el cálculo del factor salarial real, el rendimiento de la mano de obra ni el rendimiento de la maquinaria.

Además, Gobierno del Estado presentó un dictamen incompleto y tampoco hizo un convenio para ampliar el plazo de entrega de la obra, pues esta, según el contrato, debía entregarse el 24 de octubre de 2018. A la fecha, ese inmueble no ha sido entregado.

Pagos en exceso

En 2018 la Auditoría Superior del Estado volvió a fiscalizar el primer contrato que se elaboró para la construcción del estadio de futbol en Mazatlán, encontrando más irregularidades sobre retrasos y pagos en exceso.

“Se observa, que la obra se encuentra en proceso presentando un avance de 76 por ciento a la fecha de la revisión física el día 08 de mayo de 2019, según consta en acta número 019S/CP.2018 el convenio modificatorio tenía como plazo el 19 de abril de 2019; por lo que, la obra presenta retraso y no presenta documentación justificativa de la misma”, se señaló en el resultado 608 de la auditoría a la Secretaría de Obras Públicas en 2018.

“Se observa que no dio cumplimiento al programa de obra programado, no integrándose documentación que justifique el atraso a la fecha de esta revisión física, según consta en el acta número 019S/CP.2018 de fecha 08 de mayo de 2019”.

La Auditoría Superior del Estado ordenó que se investigara a funcionarios por posibles omisiones en la contratación y supervisión de la obra, pero la Secretaría de Transparencia y Rendición de Cuentas no ha sancionado a ningún servidor público.

Tampoco lo ha hecho por los pagos en exceso que ascienden a una suma por 297 mil 802 pesos.

Junto con ese monto, la Auditoría también observó pagos con precios no previstos en el catálogo por un importe de 168 millones 874 mil 287.79 pesos.

“Esto debido a que no presentan los análisis de precios unitarios autorizados (los presentados tienen tachaduras) por parte de la Secretaría de Obras Públicas de Gobierno del Estado de Sinaloa”, se indicó.

Después de haber concluido la auditoría, el organismo dio tres días para que se presentaran pruebas de las irregularidades y fue en ese tiempo en que la Secretaría de Obras Públicas presentó cuatro oficios distintos para comprobar esos gastos.

“Se proporcionó copia certificada de oficios SOP/DEP/419/2018 de fecha 08 de junio de 2018, SOP/DEP/056/2019 de fecha 05 de febrero de 2019, SOP/DEP/371/2018 de fecha 23 de mayo de 2019 y SOP/DEP/431/2018 de fecha 13 de junio de 2018, acompañados con la relación de los conceptos extraordinarios y las tarjetas de análisis revisados y debidamente validados por la Dirección de Estudios y Proyectos de la Secretaría de Obras Públicas de Gobierno del Estado de Sinaloa”, se indicó en la Auditoría.

Con esos documentos, la Secretaría de Obras Públicas evitó una sanción mayor sobre los 168 millones 874 mil 287.79 pesos, no así por los 297 mil 802 pesos.

Lea también: Denuncian posible desvío para traer fútbol a Mazatlán

El estadio quedó incompleto y el 30 de agosto de 2019 Gobierno del Estado abrió una nueva convocatoria de licitación para una segunda etapa que, de nueva cuenta, el grupo empresarial liderado por Meprosa Construcciones ganó.

De esta segunda etapa aún no se tiene un dictamen público en la fiscalización.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas