Tendencias

Víctimas de la moda | ¿Quién quiere ser un ‘covidiota’?

Con el permiso implícito que irán brindando las autoridades para salir a la calle y ocupar espacios públicos, el círculo de covidiotas se irá extendiendo hasta alcanzarnos.

Mientras las ansias por regresar a las calles y el miedo de contagiarse de Covid-19 han creado una rara emulsión entre la población, que además de escapar de las paredes de sus casas, necesita buscar el sustento económico, en redes se han creado diversas plataformas que buscan concientizar a la población para seguir tomando las medidas de sana distancia y así evitar la propagación del virus.

Es justo en las plataformas digitales y las redes sociales en donde se ha intentado de todas las maneras posibles convencer a las personas de quedarse en casa, utilizando diferentes elementos y personalidades para hacer llegar el mensaje. Aun así muchos no han atendido el llamado de las autoridades y de la misma ciudadanía que logró comprender que reducir el número de contagios los llevaría más rápido de regreso a la normalidad que conocían.

Tanto en inglés (covidiot) como en español (covidiota) la palabra lleva al menos un mes designando a aquel que, en estas circunstancias sin duda trágicas, comete irresponsabilidades que perjudican a los demás: ignora la distancia social, realiza reuniones y acapara por encima de sus necesidades.

En medio de esa sensación de enojo por parte de quienes han decidido quedarse en casa y ven que muchos no respetan las medidas de sana distancia, en diferentes ciudades del país han aparecido cuentas en redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram tituladas Covidiotas, cuyo objetico es exponer a quienes siguen la fiesta y realizan reuniones en medio de la crisis sanitaria.

En Culiacán, la cuenta de Twitter @COVIDiotasCln casi alcanza los 3 mil seguidores en menos de dos semanas de su aparición. Subiendo fotos, videos y screenshots de ciudadanos, jóvenes en su mayoría que siguen realizando reuniones y fiestas, aun cuando los niveles de infección por Covid-19 se mantenían a la alza.

En Facebook la dinámica de Covidiotas ha funcionado de diferente forma, es a través de memes y hashtags que ciudadanos señalan a otros, ya sean vecinos, compañeros de escuela o de trabajo, transeúntes y desconocidos, por no respetar las medidas de sana distancia.

¿Por qué exhibirnos?

Para muchos el problema radica, no en reunirse con seres queridos de manera ocasional sino en la manera en la que se comparten dichos momentos en redes, más cuando diversos sectores de la población no tienen la oportunidad de quedarse en casa y otros, como el sector salud, se encuentran confinados en el foco de infecciones que se han convertido los hospitales.

LO DIJO:

“Estamos en un ‘espejismo ontológico’, es decir la gente cree que si no está en redes sociales no existe. Es un espejismo porque realmente no tiene que estar en una red social para existir. Pero lo extraño ahora es no pertenecer a una red social”.

Sergio Roncallo, filósofo y magíster en comunicación.

Ser personas públicas es la fantasía , el sueño a cumplir de quienes se exponen en redes sociales, eso señala Roncallo, pero.. ¿quién quiere ser un covidiota?

Usuarios de redes sociales se han pronunciado en contra de la manera en la que otras personas son expuestas, señalando que muchas situaciones han sido descontextualizadas con el fin de crear odio. Otros se pronuncian en contra de la manera en que la ciudadanía exhibe su desobediencia y no solo pone en riesgo su vida y al de su círculo cercano, sino la de toda la población.

La otra pandemia

¿Es la idiotez una nueva pandemia?’, pregunta una usuaria de twitter en un video en el que un grupo de jóvenes culichis realiza una pool party.

La Nueva Normalidad ha comenzado, pero las medidas de sana distancia seguirán siendo estrictas al menos por 6 meses más, señalan expertos. El Gobierno ha decidido dar voto de confianza a la ciudadanía; el resguardo voluntario, que muy probablemente no será cumplido de la manera adecuada.

Así, con el permiso implícito que irán brindando las autoridades para salir a la calle y ocupar espacios públicos, el círculo de covidiotas se irá extendiendo hasta alcanzarnos. ‘Esa será la nueva normalidad, una en la que aprendamos a vivir con el riesgo de contagiarnos, orillados por el sistema económico a hacer como si nada y con miedo a ser exhibidos por ello’ precisa otro usuario.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas