Derechos Humanos

Son más de 200 desplazados por disputas del Cártel de Sinaloa

“Los niños, ellos no saben lo que está pasando, no lo acaban de asimilar, nos hacen preguntas. Necesitamos que volteen a vernos”, señaló Isabel, una pobladora de Bagrecitos, donde el 24 de junio ocurrió una masacre.

Al menos 200 personas en la zona norte de Culiacán dejaron sus casas, y en ellas pertenencias y ganado encerrado. Buscan sobrevivir, aunque sea amontonados en casas ajenas en la Ciudad, refugiados con familiares, lejos de los grupos armados que tienen una pugna por liderar el Cártel de Sinaloa.

“Las personas, todas tuvieron que dejar el rancho y aquí están viviendo en casa ajena las familias y no es que no quepan, pero es bien incómodo con este calorón, algunos duermen hasta afuera”, dijo Francisca Terán, Comisaria de Bagrecitos, mientras esperaba a las afueras de la oficina del Alcalde de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, a quien le pidió seguridad para ir a su pueblo por sus cosas.

“Queremos que se ponga una base (en Bagrecitos) porque la gente tiene miedo de ir por sus cosas, está todo solo allá y las cosas están afuera, la gente dejó todo afuera, lo dejó sin seguro”

En Bagrecitos, donde la mayoría de las personas desplazadas tienen sus hogares, ocurrió una masacre el 24 de junio. Fueron asesinadas 16 hombres de una forma grotesca: Hubo hombres que fueron mutilados y decapitados, algunos más fueron heridos con balas hasta que murieron.

Dos de esas personas viajaban en su motocicleta de un pueblo hacia otro, después de haber dado de comer al ganado, pero se encontraron con los hombres armados y fueron asesinados.

“Fueron ocho del pueblo y uno que no sabemos quién fue (los hombres asesinados), pero entre ellos dos inocentes, que venían de trabajar, de echarle agua a sus vacas y ahí quedaron tirados en la carretera, como si fueran unos delincuentes, jóvenes… esa es una cosa que no podemos superar, verlos ahí tirados en la calle, en la carretera, como si fueran unos delincuentes. No puede ser, no puede seguir pasando esto, nosotros suplicamos ayuda”, contó Isabel, mujer de 36 años. habitante de Bagrecitos.

“Nadie ha volteado a vernos, nadie. Todavía ayer andábamos recolectando para que sepultaran al último de allá. No queremos saber quiénes eran, solo que eran de la comunidad y nos compadecimos porque no tenían para comprar la caja ni el terreno”.

En Bagrecitos ocurrió una masacre, enmarcada como episodio de la lucha existente entre dos grupos de la organización Cártel de Sinaloa por el territorio para el tráfico de drogas ilegales y armas.

En medio de esa lucha han ocurrido el incendio de casas, asesinatos, desapariciones y el desplazamiento de al menos 200 personas de pueblos como El Vino, Sabinitos, Guayabitas, Juntas de Bagrecitos, La Ceiba y Los Solares, que pertenecen a la sindicatura de Tepuche, al norte de Culiacán.

La Comisaria Francisca e Isabel fueron al Ayuntamiento de Culiacán a pedir auxilio. Con ellas estuvo el diputado local Apolinar García Carrera, adscrito a la región que comprende Bagrecitos. Dijeron que necesitan volver a sus casas para dar de comer a los animales, recoger pertenencias y asegurar lo que puedan.

“Necesitamos apoyo, estamos abandonados, perdimos seres queridos, que no tenían nada que ver ¿qué está pasando? nosotros no queremos vivir otra vez este horror, somos gente trabajadora, no es justo que por unos cuantos que decidan enrolarse en eso tengamos que pagarlo todos, nosotros estamos estamos solicitando todo el apoyo posible porque no tenemos dónde estar”, 

“Ella tiene un discapacitado, un señor ya mayor que necesita pañales, necesita cama… los niños, ellos no saben lo que está pasando, no lo acaban de asimilar, nos hacen preguntas. Necesitamos que volteen a vernos”.

Esperaron alrededor de tres horas a las afueras de la oficina del Alcalde, quien las escuchó, para luego hablar con Anastasio Santos Álvarez, Coordinador Estatal de la Guardia Nacional en Sinaloa.

Luego acordaron que cada tres días irán a sus pueblos El Vino, Sabinitos, Guayabitas, Juntas de Bagrecitos, La Ceiba y Los Solares para dar de comer a sus animales y verificar que sus pertenencias sigan en buen estado.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas