Tema de hoy

Resaltó en Estados Unidos el AMLO estadista que México quiere ver

Ayer fue de las pocas veces que los mexicanos recibimos un bosquejo del mandatario que convoca a la unidad.

Sacó a relucir Andrés Manuel López Obrador en Estados Unidos, por lo menos en las formas, al presidente de vanguardia que los mexicanos fuimos a elegir hace dos años, aquel que con la dignidad a flor de piel y la legitimidad incuestionable se para frente al gigante vecino del norte y le dice que juntos habrá que avanzar hacia el porvenir “privilegiando el entendimiento, lo que nos une y hacer a un lado las diferencias o resolverlas con diálogo y respeto mutuo”.

Ayer fue de las pocas veces que los mexicanos recibimos un bosquejo del mandatario que convoca a la unidad, reconciliación y utiliza el lenguaje y porte adecuados, esto pasando por alto los elogios hacia Donald Trump que le caen como agua en el desierto al presidente estadounidense que matiza sus grandes defectos porque intenta seducir a su pueblo para que lo reelija en el cargo.

El que fue a la Casa Blanca y le cambió el tono agresor a Trump para que ahora diga que los mexicanos “son gente fantástica y muy trabajadora”, olvidando los epítetos ofensivos de “están trayendo drogas, están trayendo crimen, son violadores”, es el López Obrador que urge mostrar en México para clausurar la era de división, odios y venganzas políticas e instrumentar aquí lo que le ofreció al presidente de Estados Unidos: marchar juntos hacia el porvenir.

En lo que respecta a las palabras de Trump hay que tomarlas de quien vienen. Es un político de poco fiar que invita a México a celebrar la firma del Tratado de Libre Comercio México, Estados Unidos y Canadá aunque en el fondo utiliza la relación binacional para disfrazarse de tolerante, fraternal e integracionista y alistarse al mismo tiempo a pegarle el golpe al socio del sur cuando convenga a sus intereses.

Del encuentro AMLO-Trump puede rescatarse lo positivo del planteamiento del mandatario de México, con el mejor ánimo de que se cumpla. Bien lo definió ayer el diputado federal de Morena, Porfirio Muñoz Ledo, al declarar que “López Obrador se volvió a poner la banda presidencial”. Si lo hizo en Estados Unidos, bien que puede hacerlo en México y ceñírsela de manera permanente para garantizar estabilidad, armonía, legalidad y libertades. Diálogo y respeto mutuo es una fórmula que también nuestro país necesita.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas