Literatura

Del Covid a la “La Peste” de Camus, un reflejo de nuestro mundo en pandemia

“Esta era una de las grandes revoluciones de la enfermedad. Todos nuestros conciudadanos acogían siempre el verano con alegría. La ciudad se abría entonces hacía el mar y desparramaba a su juventud por las playas. Este verano, por el contrario, el mar tan próximo estaba prohibido y el cuerpo no tenía derecho a sus placeres.”

Thomas Rowlandson, The English Dance of Death (1815).

Thomas Rowlandson, The English Dance of Death (1815).

El historiador italiano Giambattista Vico (1668-1744) tenía una concepción de la Historia donde establecía ser regida por patrones cíclicos.

Es decir, pensaba que la historia no avanzaba de manera lineal empujada simplemente por el progreso de la humanidad sino, por el contrario, en forma de acontecimientos o ciclos que se repiten. Lo que implicaría siempre avances y retrocesos.

Dentro de la Historia Universal podemos encontrar un sinfín de ejemplos, como el error de Hitler al invadir Rusia en invierno cuando la historia ya había explicado cómo el ejército francés de Napoleón Bonaparte lo había pretendido antes, con resultados devastadores debido al duro clima de la región.

Respecto a la actual emergencia sanitaria ocasionada por el Covid-19 en el mundo, en estos meses ha repuntado una relectura de la emblemática novela del escritor francés Albert Camus, La Peste (1947).

La obra narra la mortal propagación de una epidemia de peste y sus fatales estragos en la sociedad, a la vez que refleja el dolor y desconcierto desatado entre las personas por un enemigo invisible, y como éste obliga a cambiar sus estilos de vida lo cuales se ven interrumpidos por un confinamiento obligado.

En este sentido ESPEJO hace una selección de aquellas citas que hacen alusión a situaciones y sentimientos colectivos que salen a flote por la pandemia del Coronavirus. Compartimos estas a continuación:

“En unos cuantos días los casos se multiplicaron y se hizo evidente para los que se ocupaban de este mal curioso que se trataba de una verdadera epidemia”.

*

“La plaga no está hecha a la medida del hombre, por lo tanto el hombre se dice que la plaga es irreal, es un mal sueño que tiene que pasar. Pero no siempre pasa, y de mal sueño en mal sueño son los hombres los que pasan porque no han tomado precauciones”.

*

“Se creían libres y nadie será libre mientras haya plagas”.

*

“La cuestión era solamente saber qué medidas había que tomar (…) Richard declaró que, en su opinión, no había que ceder al pánico”.

*

“Había que aplicar las graves medidas de profilaxis previstas por la ley; que para hacer esto habría que reconocer oficialmente que se trataba de la peste”.

*

“El día en que el número de muertos alcanzó otra vez a la treintena, Rieux se quedó mirando el parte oficial que el prefecto le alargaba, diciendo: ´Declaren el estado de peste. Cierren la ciudad.´”

*

“Un sentimiento tan individual como es de la separación de un ser querido se convirtió de pronto, desde las primeras semanas, mezclado a aquel miedo, en el sufrimiento principal de todo pueblo durante aquel largo exilio.”

*

“No quedaba más remedio que reconciliarnos con el tiempo. Entonces aceptamos nuestra condición de prisioneros, quedábamos reducidos a nuestro pasado, y si algunos tenían la intención de vivir en el futuro, tenían que renunciar muy pronto.”

*

“Nuestros conciudadanos se privaron pronto de hacer suposiciones sobre la duración de su aislamiento (…) fluctuaban, más bien que vivían, abandonados a recuerdos estériles, durante días sin norte.”

*

“Ese pasado mismo en el que pensaban continuamente sólo tenía el sabor de nostalgia. Hubieran querido poder añadirle todo lo que sentían no haber hecho cuando podían hacerlo, con aquel o aquellas que esperaban, e igualmente mezclaban a todas las circunstancias relativamente dichosas de sus vidas de prisioneros la imagen del ausente, no pudiendo satisfacerse con lo que en realidad vivían.”

*

“Si esto era el exilio, para la mayoría era el exilio en su casa.”

*

“Cada uno tuvo que aceptar el vivir al día, solo bajo el cielo. Este abandono general que podía a la larga templar los caracteres, empezó, sin embargo, por volverlos fútiles.”

*

“Algunos se sentían sometidos a una nueva esclavitud que les sujetaba a las veleidades del sol y de la lluvia.”

*

“En tales momentos de soledad, nadie podía esperar ayuda de su vecino; cada uno seguí solo con su preocupación.”

*

“Abundaban más las bromas que las lamentaciones y ponían cara de aceptar con buen humor los inconvenientes, evidentemente pasajeros.”

*

“Por el momento, nadie se sentía cesante, sino de vacaciones.”

*

“Nos vamos a volver locos todos: es seguro.”

*

“Diagnosticar la fiebre epidémica significaba hacer aislar rápidamente al enfermo. Entonces empezaba la abstracción y la dificultad, pues la familia del enfermo sabía que no volvería a verle más que curado o muerto.”

*

“Mientras que unos continuaron su vida insignificante adaptándose a la reclusión, otros, por el contrario, no tuvieron más idea desde aquel momento que la de evadirse.”

*

“La gente había aceptado primero el estar aislada del exterior como hubiera aceptado cualquier molestia temporal que no afectase más que a alguna de sus costumbres. Pero de pronto, conscientes de estar en una especie de secuestro, bajo la cobertera del cielo donde ya empezaba a retostarse el verano, sentían confusamente que esta reclusión amenazaba toda su vida y, cuando llegaba la noche, la energía que recordaban con la frescura de la atmósfera les llevaba a veces actos desesperados.”

*

“Esta era una de las grandes revoluciones de la enfermedad. Todos nuestros conciudadanos acogían siempre el verano con alegría. La ciudad se habría entonces hacía el mar y desparramaba a su juventud por las playas. Este verano, por el contrario, el mar tan próximo estaba prohibido y el cuerpo no tenía derecho a sus placeres.”

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas