Tema de hoy

Con el alcalde Jesús Estrada asustado, Culiacán retrocede en movilidad urbana

Estos dos pasos hacia atrás en materia de movilidad y modernidad urbana, dados en el transcurso de una semana, confirman el miedo a pagar costos políticos.

Les infunden demasiado miedo a las autoridades municipales los grupos que protestan al decirse afectados por diferentes acciones de gobierno en materia de urbanismo, y tal amedrentamiento oficial hace posible que las ciudades sean rehenes de viejas resistencias al desarrollo, cuando tendrían que ser el mejor espacio para vivir. Le toca el turno al alcalde Jesús Estrada Ferreiro doblar las manos y achicar la investidura ante dos temas: la caminabilidad del centro de Culiacán y el programa de bicicletas públicas “Muévete chilo”.

En el primer punto, el alcalde emprendió acciones en el centro de la capital sinaloense para establecer calles de uso exclusivo por el peatón, sin embargo, un segmento de comerciantes de alta estridencia que le atribuye la baja de ventas al hecho de que no circulan automóviles por el sector, logró que Estrada Ferreiro diera marcha atrás en la reapertura de la zona al tránsito vehicular.

Respecto al proyecto “Muévete chilo” que promueve la Secretaría de Desarrollo Sustentable para la movilidad humana a través de bicicletas, el presidente municipal optó de manera repentina e inexplicable por no ponerlo en funcionamiento con el argumento de que el Ayuntamiento no cuenta con recursos para generar dicha infraestructura y que hay necesidades más importantes que atender. El titular de la Sedesu, Carlos Gandarilla García, le responde que la inversión la hará el Gobierno del Estado y de Estrada Ferreiro únicamente se necesita la voluntad para avanzar en la implementación.

Estos dos pasos hacia atrás en materia de movilidad y modernidad urbana, dados en el transcurso de una semana, confirman el miedo a pagar costos políticos aunque las urbes sinaloenses merezcan que las autoridades corran todos los riesgos y cabildeen con los segmentos que no han entendido la pertinencia de que recuperen los ciudadanos los espacios que le han quitado y le siguen quitando las máquinas.

El alcalde Jesús Estrada tiene atribuciones legales para decidir respecto a lo que hará el Ayuntamiento de Culiacán en lo que toca a políticas públicas, pero a lo que no tiene derecho es a mantener a la ciudad en la ingobernabilidad que históricamente es capitalizada por grupos de presión que les han tomado la medida a políticos que a la primera complicación optan por recular. ¿Acaso no prometió al asumir el cargo que velaría por el interés general de los culiacanenses?

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas