Tema de hoy

El voto “milagro” del PRI y aliados salva las cuentas públicas del gobernador

Debería alegrar a los sinaloenses que el trabajo legislativo dé este tipo de virajes sorpresivos como producto del libre ejercicio del voto en un Congreso soberano.

Al cortarle a la bancada del Movimiento Regeneración Nacional la racha de rechazar en el Congreso del Estado todas las cuentas públicas correspondientes a 2018, el Partido Revolucionario Institucional logró el voto de diputados de otras fracciones legislativas para evitar que fueran objetados los informes del manejo de recursos financieros en las secretarías de Administración y Finanzas, Agricultura y Ganadería, Desarrollo Social, Desarrollo Sustentable, Obras Públicas Seguridad Pública y Turismo.

Se trata de una maniobra política que aparte de frustrar el dictamen no aprobatorio que había elaborado la Comisión de Fiscalización sobre las cuentas públicas del Gobierno del Estado, también refrenda lo manejable que son los intereses de los asambleístas de los grupos parlamentarios distintos al PRI, que un día se duermen perteneciendo a una bancada y al día siguiente despiertan sirviendo en otra.

El Congreso, por la acción compacta de la fracción morenista, rechazó en modo ráfaga las cuentas de los 18 ayuntamientos y de todas las entidades públicas que reciben recursos presupuestales, sin embargo el jueves se creía que ocurriría lo mismo con los informes que presentaron las secretarías del Gabinete de Quirino Ordaz Coppel pero sorpresivamente el PRI y asociados completaron 20 votos contra los 19 en contra.

El operativo “salvamento” de las cuentas públicas del gobernador se da un día antes de que la 63 Legislatura clausure el segundo periodo ordinario de sesiones del segundo año de ejercicio constitucional, lo que en los hechos cierra este capítulo a pesar de que queda la duda de si el dictamen debe regresar a comisiones para que sea modificado en el sentido en que lo aprobó el Congreso o se da por hecho que el tema queda saldado a favor del Gobierno de Sinaloa.

Debería alegrar a los sinaloenses que el trabajo legislativo dé este tipo de virajes sorpresivos como producto del libre ejercicio del voto en un Congreso soberano. Lo que pasa es que la sospechosa actitud de diputados, que desde un grupo parlamentario saltan a otro sin causa convincente, empeoran la de por sí raquítica confianza ciudadana en representantes populares que lejos de ser avalados por trayectorias ejemplares al servicio de la sociedad, están marcados por reincidentes oportunismos y trapecismos políticos.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas