Tema de hoy

Golpe a “El Marro: del “abrazos, no balazos” a “por encima de la ley, nadie”

La caída del cabecilla de la principal organización dedicada al robo de combustible anima a confiar en el abatimiento de la impunidad.

Unas horas antes de que llegue el miércoles a Culiacán para presidir una reunión del Gabinete Nacional de Seguridad, el presidente Andrés Manuel López Obrador anotó a su favor el principal golpe que el régimen de la Cuarta Transformación le ha asestado a la delincuencia organizada con la detención de José Antonio Yépez Ortiz, “El Marro”, jefe del cártel de Santa Rosa de Lima con sede en el estado de Guanajuato.

Con relevancia nacional y con un importante significado para Sinaloa que es la cuna tradicional de uno de los cárteles del narcotráfico, la visita de López Obrador y el área sensible del combate a la violencia que es el punto central de la agenda hacen distinta la presencia del mandatario mexicano porque ahora sí trae consigo hechos que apuntalan su discurso de “al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie”.

Yépez Ortiz y Nemesio Rubén Oseguera Cervantes, “El Mencho”, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación, han protagonizado durante lo que va del gobierno de AMLO una secuencia de eventos de violencia exacerbada que constituyen reto permanente a las instituciones de seguridad pública y fortalecieron la percepción de que en el Gobierno Federal regía la estrategia de “abrazos, no balazos”, hasta que en la madrugada del 2 de agosto se anunció la aprehensión de “El Marro”.

Por obvias razones, la llegada de López Obrador a Sinaloa, pero sobre todo la presencia en la ciudad que el 17 de octubre de 2019 fue tierra sin ley, contiene la señal que el crimen organizado debe descifrar de manera distinta a como entendió el llamado inicial del presidente a la pacificación nacional. La caída del cabecilla de la principal organización dedicada al robo de combustible anima a confiar en el abatimiento de la impunidad.

A pesar de que Sinaloa registra una baja en el delito de homicidio doloso, el cual se asocia a ajustes de cuentas entre células del narco, la intermitente ola de violencia persiste con sucesos como los de la sindicatura de Tepuche, municipio de Culiacán, al apoderarse de esa región un grupo de sicarios, y solamente con la coordinación entre estado y federación podrán recuperarse la paz y legalidad, de la misma manera en que Guanajuato aspira a mayor tranquilidad derivada del golpe contra “El Marro”.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas