Justicia

El caso de Carlos Gómez y la impunidad de la que AMLO no habló en Culiacán

La familia de Carlos ha visitado 8 veces la Unidad del Servicio Médico Forense y otras 10 a la vicefiscalía Zona Centro para pedir información sobre el caso, pero la respuesta dada siempre es la misma: “síganse dando la vuelta”.

FOTO: Rolando Carvajal/ESPEJO.

FOTO: Rolando Carvajal/ESPEJO.

Carlos Manuel Gómez Bórquez fue un joven de 27 años, deportista, padre de un niño de 7 años y vendedor de autos. El 1 de mayo presentaría un vehículo a un posible comprador, pero fue asaltado, asesinado y su cuerpo lo abandonaron en el Panteón 21 de marzo, al sur de Culiacán.

Su caso es uno de los 353 asesinatos que han ocurrido este año, que ha sido presumido por las autoridades estatales como el de menos incidencia sobre ese tipo de delitos. La presunción también se compartió por el Presidente Andrés Manuel López Obrador el 5 de agosto, en su visita a Culiacán.

El Mandatario aseguró que, pese a no tenerse una tasa cero, Sinaloa presenta una mejora sustancial.

Sin embargo, Fernando Gómez Bórquez, hermano de Carlos, se cruzó en el camino del Presidente, que se dirigía a una supervisión de obras en el Dren Bacurimí, para pedirle intervención en su caso.

“Ha sido terrible el trato que le han dado al caso de mi hermano, asesinado de una manera muy cobarde, en un asalto, y hasta el momento”, aseguró Fernando, cuando recién dejaba una carta de solicitud de intervención al Presidente.

“Han pasado tres meses, hemos sido muy pacientes y nadie en la fiscalía está, no solamente no investigando el caso, que probablemente caiga en la impunidad que en el País reina”.

La familia de Carlos ha visitado 8 veces la Unidad del Servicio Médico Forense y otras 10 a la vicefiscalía Zona Centro para pedir información sobre el caso, pero la respuesta dada siempre es la misma: “síganse dando la vuelta”.

“En ninguno de los casos nos han intentado, no solo dar las disculpas, sino además una impotencia de que siempre nos digan ‘síganse dando la vuelta, síganse dando la vuelta porque aquí estamos trabajando en otras cosas, no podemos firmar el documento que ocupan’, y hasta el día de hoy sigue el caso impune”.

El caso de Carlos forma parte de los 353 asesinatos ocurridos en 2020, una cifra que sí revela una disminución de esos delitos -al cierre de julio de 2019 sumaban 440 casos-, mas no así una mejora para erradicar la impunidad.

La Coordinación Ciudadana del Consejo Estatal de Seguridad Pública ha documentado que por cada 100 asesinatos, solo dos son resueltos con la presentación de por lo menos una persona detenida.

Es decir, el de Carlos podría formar parte de la estadística negativa, así lo estima Fernando.

“A casi 100 días de que me quitaron a mi hermano, que me quitaron a mi mejor amigo, está también la Fiscalía General del Estado de Sinaloa revictimizándonos y estamos enfrentando un terrible horror burocrático”, aseguró el hermano de Carlos.

“Lo único que le pido al Presidente de la República es que intercedan para que podamos acceder a la justicia, que al menos nos den algo para el hijo de mi hermano, que es el más afectado en esto”.

Fernando tiene un reclamo de justicia y lo ha hecho expreso en la carta y una manifestación pacífica a las afueras de un evento público, pidiendo intervención para evitar que la memoria de su hermano quede impune.

Luego de haberse entregado la carta, la Fiscalía General del Estado buscó a la familia Gómez Bórquez y entregó copia del expediente, así como una carta en la que expresaban sentir lo sucedido.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas