Familia

Nutriólogos a favor de Ley que prohíba alimentos chatarra en Sinaloa

Esto tendría que ser solo el primer paso dentro de una serie de legislaciones y medidas para complementar la reforma de ley, argumentaron.

Especialistas en nutrición estarían a favor que en Sinaloa se replicara la ley que el Congreso del Estado de Oaxaca aprobó este miércoles 6 de agosto para prohibir la venta de bebidas y alimentos chatarra a niños y adolescentes en aquel estado.

Dicha legislación avaló un dictamen al artículo 20 Bis a la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes para prohibir la venta, así como regalar y suministrar a menores de edad este tipo de alimentos “chatarra”.

Pese a que desde el 2014 existe una regulación obligatoria y sancionable para reducir en lo posible este tipo de alimentos en las escuelas de educación básica, hasta antes de la actual pandemia todavía se podía encontrar en ellas y ser consumida por los niños.

Los nutriólogos coincidieron en que una ley de este tipo pensada en la salud de los niños mexicanos no estorba ni mucho menos seria mal vista por la sociedad; sin embargo, esto tendría que ser solo el primer paso dentro de una serie de legislaciones y medidas para complementar la reforma de ley, argumentaron.

Pero, ¿Cómo afecta la mala alimentación, principalmente por comida “charra”, en el desarrollo de los niños?

Carolina Álvarez Ramos, nutrióloga quien se desempeña como orientadora y educadora nutricional a nivel empresarial, opina que este tipo de productos impacta negativamente en el desarrollo de la niñez y puede llegar a ser muy perjudicial, ya que afecta sobre todo en el crecimiento físico y en el sistema cognitivo.

Una ingesta crónica de alimentación chatarra hace que el cerebro les libere a ellos una sustancia que se llama dopamina, una sustancia que ocasiona placer, una sensación de bienestar“.

“Entonces, si el niño desde chiquito al comer comida chatarra cotidianamente libera dopamina, él ya está relacionando que comer sabritas o galletas le ocasiona felicidad y cuando se las quitan de una, comienzan a sentirse irritados. Pero conforme vayan creciendo puede haber fracturas más graves en lo psicomotriz cuando sean adultos”, explicó Carolina, quien también cursa una maestría en Seguridad Alimentaria.

Por su parte, Marisol Reynaga detalla que cuando el cuerpo de un niño rebaza las ingesta permitida de azúcar puede causar obesidad y hasta en algunos casos diabetes tipo dos, lo que podría traducirse también en acantosis nigricans, esas manchas que aparecen en la parte trasera del cuello y pareciera que es mugre, pero que en realidad es debido a la resistencia de la insulina y que el páncreas ya está teniendo dificultades.

“Sin embargo, en esos alimentos también se encuentran colorantes que pueden provocar Déficit de Atención y hasta cáncer, en algunos casos”, dio a conocer Marisol Reynaga, quien actualmente trabaja como encargada del comedor escolar en el Centro Educativo Vía Reggio en Culiacán.

Sin embargo, las especialistas comentaron que no basta con saber que la comida chatarra en los niños implica consecuencias adversas a su salud y prohibirlas por ley, ya que a final de cuentas va haber ocasiones en que los mismos padres sean cómplices en proporcionarles estos productos.

Julio Augusto Mendivil  Araujo, también nutriólogo, expone que las legislaciones para combatir la mala alimentación o ingesta de productos nocivos no han dado los resultados esperados, como los etiquetados de advertencia y los impuestos a los refrescos.

“Yo si estoy a favor de la ley de este tipo en Sinaloa, pero que venga respaldada por una educación de vida saludable, que de hecho es una asignatura que pretenden implementar en Educación Básica. Entonces si esa vida saludable nos la va dar una persona que no cumple con el perfil desde ahí ya estamos mal”.

“Pero al final de cuentas son los padres los responsables de la alimentación de los menores, si el padre no está relacionado con buenas conductas de alimentación, no lo promoverá en su casa: entonces leyes de ese tipo no van a servir”, pronosticó el catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Puso el ejemplo que desde hace tiempo el gobierno cuenta con un documento oficial emitido por la Secretaría de Salud que prácticamente nadie conoce, la “Guía de alimentos para la población mexicana”, por lo que en vez de crear leyes nuevas, dijo, se debería comenzar por promoverla o relanzar campañas, o en este caso, ser contemplada de manera obligatoria por futuras iniciativas de reforma de este tipo.

Encinas Torres, también a favor
La discusión de la ley aprobada en Oaxaca incluso llevó a Efrén Encinas Torres, secretario de Salud del Estado, a comentar sobre el tema. Dijo que sí sería posible implementar esa legislación en Sinaloa a partir de las buenas experiencias en otras entidades. “Es una posibilidad siempre que existe la posibilidad de emitir recomendaciones para evitar la diabetes, hipertensión y la obesidad”, dijo.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas