Sociedad

Neologismos en la pandemia, de covidiotas e infodemia

La actual pandemia de coronavirus se ha convertido en un acontecimiento cuyas consecuencias podrían modificar el sentido de lo histórico.

Desde el fallecimiento de la primera persona en el mundo víctima de Covid-19 el pasado 11 de enero en Wuhan, China, la atención mediática internacional ha girado en torno a la expansión de este virus y sus fatales estragos en los distintos países del mundo.

La actual pandemia de coronavirus se ha convertido en un acontecimiento cuyas consecuencias podrían modificar el sentido de lo histórico. Es decir, el mundo contemporáneo después de este suceso podría ser conocido como la era postcovid.

De acuerdo con algunos historiadores uno de los factores que determinan la medición del tiempo histórico es la coyuntura, aquellos procesos de ruptura o fenómenos de transformación profunda que podrían cambiar la mentalidad de una época o periodo determinado en la historia. Un ejemplo de ello son las revoluciones (científicas o armadas). En este caso, la pandemia del coronavirus es un claro ejemplo de coyuntura que podría aparecer en los próximos libros de historia. 

Pero el lenguaje también es susceptible a evolucionar de acuerdo a los fenómenos políticos, económicos y culturales; y palabras nuevas podrían nacer tras nuevas realidades que necesitan ser nombradas. En este caso queremos traer a colación dos neologismos que en este 2020 se han hecho de uso público por lo menos en los países occidentales: las palabras covidiota e infodemia.

Covidiota es un adjetivo calificativo hacia aquellas personas que no les importa las recomendaciones sanitarias y evidencias científicas, actitud que es señalada por el “excelente comportamiento de la mayoría de la población” en redes sociales para ser juzgado por su inconsciencia y falta de empatía hacia las personas que lo rodean.

En cambio, la infodemia es un neologismo que popularizó la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) para describir el panorama de desinformación y rumores alrededor del Covid-19 que desvirtúan las fuentes veraces de información. El término surgió de la unión entre las palabras información y epidemia y está íntimamente ligadas con otros neologismos como fake news y posverdad. 

El lingüista Luis Escobar explica que la función del lenguaje es reproducir estructuras sociales, patrones culturales e identidades, pero pareciera que hay ciertas palabras que se encuentran más vivas que otras en cuanto a su función social, es decir, cómo este tipo de neologismos (covidiota e infodemia), palabras que surgen de coyunturas.

“Los neologismos tienen una función social que podríamos enmarcar como emergentes, ¿Por qué? Porque están atadas al tiempo, a las circunstancias y a la interacción. Un término como covidiota no es igual a ´leche´ o ´jamón´, que son formas de nombrar simples cosas, es una manera de juzgar y posicionarse ideológicamente como alguien con cierta actitud con respecto a la información y a la coyuntura que se está viviendo. Justo son palabras emergentes porque manifiestan posturas frente a una situación dada y comienza hacer adoptada por la comunidad”, explicó.

Que ambas palabras o neologismos perduren o se inserten en el vocabulario de manera formal e institucionalizada en las sociedades (la Academia de la Lengua Española es una autoridad que puede decidir eso) radicará en qué tanto es difundida por la masa crítica, es decir, la cantidad mínima de personas necesarias para que un fenómeno concreto (social, cultural, económico, político)  se posicione y se mantenga. De antemano podemos decir que infodemia tiene muchas más posibilidades de ser nominada a la palabra del año (existen instituciones que miden esto) que covidiota. Como se comentó, infodemia es de uso común entre la OMS y ha sido utilizado y difundido por los medios de comunicación masiva de manera formal.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas