Tema de hoy

Covid-19 en la etapa catastrófica: negligencia y rendición no caben

Los políticos se perciben estancados en la imposibilidad de establecer políticas públicas eficaces contra el coronavirus.

Mientras México está a unos cuantos casos para alcanzar el escenario catastrófico de 60 mil decesos por coronavirus, en Sinaloa se da por un hecho que será superada la proyección oficial de 2,500 fallecimientos, estimaciones que al formularse en abril fueron calificadas de alarmismo por el mismo segmento de la población que continúa en el desapego de las medidas de protección determinadas por las autoridades sanitarias.

Se ha repetido una y otra vez por los organismos internacionales y expertos nacionales de la salud que los desastrosos efectos del virus SARS-CoV-2 no están solucionados y que ningún país puede presumir que ha derrotado a la pandemia, sin embargo, en México y en Sinaloa en particular persisten las desidias tanto del gobierno como de los ciudadanos, aunque sea el primero el que deba disponer de lo necesario para contener la Covid-19.

Los políticos se perciben estancados en la imposibilidad de establecer políticas públicas eficaces contra el coronavirus, unos buscando en el discurso las evasivas de la realidad tales como “nosotros no hemos sido tan golpeados” que expresó el presidente Andrés Manuel López Obrador al rebasar el país los 50 mil fallecimientos, o la eliminación del tema en la agenda local, siendo el caso de Quirino Ordaz Coppel al estar Sinaloa a menos de cien para superar los 2,500 decesos.

Las autoridades muestran desconcierto, frustración y hasta cierto punto negligencia que prevén descuidos en una etapa de la pandemia que escala en propagación, muertes, crisis económica, confusión y caída de la confianza depositada en los políticos. La Organización Mundial de la Salud estima que en esta semana la cifra de contagiados subirá a 20 millones y 750 mil decesos en el planeta, sin más opción que “eliminar, eliminar, eliminar el virus”.

Esto significa que si en la actual fase los gobernantes y los ciudadanos reflejamos agotamiento, o de plano nos declaramos derrotados por el virus, la enfermedad dominará paradójicamente cuando resplandecen la esperanza de la vacuna y nuevas estrategias para revertir la epidemia. Ese chip, de la tenacidad y compromiso, es el que debe instalarse en la mentalidad de servidores públicos y sociedad, ya que las desidias y la claudicación no caben cuando falta por librar la batalla final.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas