Tema de hoy

Tiempo desperdiciado, el choque entre Ejecutivo y Legislativo de Sinaloa

Para lo que no hay tiempo, mucho menos ahora, es para enfrascarse en luchas entre los poderes legítimos que rezagan a Sinaloa en la ruta infinita hacia el mejor mañana.

Frente a la confrontación entre los poderes Legislativo y Ejecutivo de Sinaloa en momentos de emergencia sanitaria y crisis económica, es necesario buscar los puntos de acuerdo y dejar de lado los disensos a partir de identificar lo que necesita la ciudadanía para librar bien las actuales dificultades y poner a salvo la gobernabilidad por encima de aquello que hagan los partidos para derribar a sus adversarios políticos con miras al proceso electoral de 2021.

La barrera que la mayoría del Movimiento Regeneración Nacional ha impuesto en el Congreso del Estado a todo lo que emane del gobernador Quirino Ordaz Coppel, así como la actitud del mandatario estatal al implementar el veto de bolsillo a leyes, acuerdos o dictámenes que provengan de la 63 Legislatura, plantean la confrontación agudizada entre poderes que va más allá de la autonomía de cada ente público.

El hecho de obstaculizarse uno a otro lo que realmente cierra son las vías constitucionales para definir y aplicar las acciones que reclaman los sinaloenses, tales como las que urgen ahora en atención y abatimiento de los casos de contagio y decesos por coronavirus, apoyar la recuperación económica de los sectores productivos, trabajar en mejor y mayor seguridad pública y ponerle aceleradores a la generación de empleo y solidaridad con las familias cuya pobreza extrema los vuelve vulnerables ante las contingencias nuevas y viejas.

Ningún elector bien intencionado votó a favor de los políticos para que éstos sean operadores del fracaso. Tampoco la sociedad en general quiere que ante la cercanía de la elección de 2021 los servidores públicos reciclen oportunismos y arribismos que los hagan gastar el tiempo del trabajo remunerado por los ciudadanos, en proyectos de poder o de gavillas que desde los partidos pretendan desquiciar la estabilidad local.

Tanto el gobernador como los diputados están llamados a aplicar el Eclesiastés de la política: hay tiempos para servir y tiempos para grillar; tiempos para combatir al antagonista y tiempos para hacer fuerza común en beneficio de la colectividad; tiempos para estar a la altura de la representación popular y tiempos para que la ciudadanía cobre las irresponsabilidades de los que traicionan. Para lo que no hay tiempo, mucho menos ahora, es para enfrascarse en luchas entre los poderes legítimos que rezagan a Sinaloa en la ruta infinita hacia el mejor mañana.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas