Servicios

Mazatlán, de pionero a rezagado en servicio de agua: Historiadores

Al ser un puerto de importancia estratégica para el País durante el paso del siglo XIX al siglo XX, Mazatlán tuvo agua entubada desde 1885, cuando la Mazatlan Water and Irrigation Company se encargó de llevarla desde el río presidio, a más de 20 kilómetros del puerto. Hoy, sin embargo, el crecimiento turístico de la Perla del Pacífico durante la segunda mitad del siglo XX, fue requiriendo un mayor volumen de agua, al punto de que constantemente los habitantes de colonias periféricas sufren la escasez del vital líquido.

Contrato entre el Ayuntamiento de Mazatlán y la Mazatlan Water and Irrigation Company.

Contrato entre el Ayuntamiento de Mazatlán y la Mazatlan Water and Irrigation Company.

“Es curioso que actualmente Mazatlán sufra la falta de agua ya que, para finales del siglo XIX, el puerto fue pionero en este sentido”, señala Juan Luis Rios. Actualmente el problema es la distribución, añade Román Alarcón, “se tiene que ver de qué manera puedan abastecer no nomás la zona hotelera, sino también las colonias populares donde hay déficit”, añade.

Consultados por ESPEJO, ambos historiadores detallaron la manera en que el agua entubada llegó a Mazatlán y como el crecimiento turístico del puerto ha generado escasez para los mazatlecos.

“El gobierno del General Francisco Cañedo es un periodo importante en cuestión de obra hidráulica en Mazatlán. En esa época se firma un contrato para dotar con agua entubada el puerto de Mazatlán en varias etapas”, indica Juan Luis Rios.

En aquel entonces, el empresario sinaloense Joaquín Redo y Bernard B. Thayer crearon la Mazatlan Water and Irrigation Company, empresa encargada de llevar agua a Mazatlán desde el río presidio, a más de 20 kilómetros del puerto.

Según el contrato, añade Rios, el agua debía ser gratuita para los habitantes y se instalaría en edificios públicos, en parques y plazas de la ciudad.

LO DIJO: “En primer lugar es curioso que haya falta de agua porque para finales del siglo XIX Mazatlán fue pionero en este sentido, en el uso de agua entubada”.

Juan Luis Rios. Historiador sinaloense.

En aquel entonces, añade, Mazatlán era el centro económico y el puerto más importante no solamente de Sinaloa sino de todo el Pacífico mexicano. “Prácticamente no tenía competencia”, indica.

“Durante esta época se hace este proyecto que lo que hacía era dotar a grandes cisternas que estaban en lo que hoy conocemos como centro histórico de Mazatlán pero que en aquel tiempo eran los límites de la ciudad. En esta zona se instalaron grandes cisternas como tinacos que recibían agua del rio Presidio”, cuenta.

“Se hizo el proyecto con más fuerza porque en 1903 hubo una pandemia en el puerto de Mazatlán que fue prácticamente porque el sistema de drenaje y el acceso al agua potable era muy difícil, todos los desechos se encontraba en la calle, a cielo abierto”.

“Y prácticamente para 1908-1909 gran parte de la ciudad, el casco que conocemos al día de hoy contaba con agua entubada”.

La historia cambia a partir de la segunda mitad del siglo XX, luego del periodo en que se construyeron las tres líneas de distribución que actualmente surten de agua potable a la ciudad y que fueron construidas por la Junta Federal de Agua Potable.

 “La falta de agua ha sido a partir de la segunda mitad del siglo XX para adelante: Mazatlán ha tenido un repunte en la actividad turística y eso ha hecho que el agua se haya privilegiado para este sector, para hoteles y para la zona turística”.

“Si tú te das cuenta lo que ha crecido demográficamente Mazatlán, pues ha sido muy importante y es obvio que su hidrológica no ha crecido a la par. Ha tenido rezagos importantísimos y la falta de obras para dotar de agua a toda la población”, puntualiza Rios.

“Agua hay, el problema es la distribución”

“El problema aquí siempre ha sido la distribución del agua, no quiere decir que no haya agua. Hay agua y ahora con la presa Picachos va a haber más agua. El problema es la distribución”, añade Román Alarcón.

Como el líquido se lleva al puerto desde muy lejos, añade, cuando no se revienta un tubo se revienta el otro, “ese ha sido el problema”.

Otro gran problema del sistema de agua es que las líneas de distribución están caducas, “había tuberías de barro, luego de asbesto y ahora de PVC”.

Alarcón recuerda como todas las administraciones han hecho obra, pero sin resolver de fondo el problema. “El problema es que desde mi punto de vista no han tomado las medidas necesarias para hacerlo”, sentencia.

“También internamente aquí en la ciudad, la distribución de agua se da de manera inequitativa y pues también por el sistema de distribución que hay; es cierto que a veces le dan prioridad a los hoteles”, lamenta.

“Pero con la presa Picachos y la Línea 4 que se va a hacer va a haber agua para 40 años”, puntualiza.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas